Expresidente catalán se entrega en Bruselas

Se presentó junto a cuatro de sus colaboradores, en España se le busca por rebelión, sedición, malversación de fondos, desobediencia a la autoridad y prevaricación

- Publicidad -

El ex presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, se entregó a la justicia de forma voluntaria en Bruselas Bélgica junto a cuatro de sus ex colaboradores, donde les fue notificada la orden de arresto que pesa en su contra por presunta rebelión, sedición, malversación de fondos, desobediencia a la autoridad y prevaricación

Les fueron tomadas sus declaraciones a puerta cerrada, en presencia de un interprete pues Puigdemont ha pedido que la audiencia ante el juez se desarrolle en holandés.

Un portavoz de la Fiscalía ha señalado que “el juez podría considerar que no debe tener contacto con los medios de comunicación. Le corresponde a él decirlo”, agregando que “desde que recibimos la orden no hemos tenido ningún contacto con ministros de Bélgica o España”.

Luego de la decisión del juez la Cámara del Consejo, primera instancia judicial, deberá en un plazo de 15 días pronunciarse sobre su entrega a las autoridades en España, no obstante la decisión puede ser recurrida ante la Corte de Apelación y la de Casación, lo que hará que el ex Mandatario pueda permanecer en Bruselas hasta enero o febrero del 2018 y realizar desde fuera la campaña para las elecciones en Cataluña programadas para el próximo 19 de septiembre, pues su partido el PDeCAT, ha decidido que sea designado como candidato.

El equipo legal de Puigdemont continúa en Bruselas y la Fiscalía ha explicado que “en casos mediatizados y en los que sabemos dónde está la persona, a veces no es necesario un despliegue de fuerza si está dispuesta a entregarse voluntariamente”, mientras que uno de los abogados declaró “nos personamos voluntariamente en la Audiencia Nacional y, ahora, ante autoridades belgas. No hay miedo a la justicia sino a la injusticia”.

Si los acusados aceptan ser juzgados en España el proceso podría acelerase, sin embargo es una opción poco probable pues el mismo ex presidente no confía en las autoridades de su país agregando  “no hay garantías de un juicio justo e independiente” afirmando querer ser juzgado por “la justicia verdadera”.

“Estamos dispuestos a colaborar plenamente con la justicia belga con respecto a la orden de arresto europea emitida por España”, dijo Puigdemont este sábado en un mensaje publicado en holandés a través de su cuenta de Twitter.

Otro de sus asesores legales experto en extradiciones, Paul Bekaert, buscará usar como argumentos para detener su entrega el riesgo, que representa que en España no sean respetados derechos fundamentales.

Por su parte el titular de justicia belga ha dejado claro que el Gobierno de su país no ha interferido en el proceso en los absoluto pues “el poder ejecutivo no juega ningún papel en el procedimiento” y “todo se desarrolla mediante contactos directos entre autoridades judiciales”.

Más tarde el juez decidió dejar en libertad a Puigdemont y acompañantes a condición de no dejar el país, comparecer cada vez que sean llamados y comunicar su residencia fija.

(con información de El País)

Comentarios