Evo Morales y Rafael Correa ven truncados sus deseos de volver a cargos públicos

22 de octubre de 2018.-Rafael Correa, expresidente de Ecuador (2007-2017). Foto: JOHN THYS / AFP
- Publicidad -

La justicia de Ecuador confirmó el lunes, en última instancia, la condena a ocho años de cárcel contra el expresidente Rafael Correa (2007-2017) por corrupción, lo que significa su muerte política justo cuando aspira a participar en los comicios de febrero.

Un tribunal de la suprema Corte Nacional de Justicia (CNJ) “por voto de mayoría (…) rechaza los recursos de casación interpuestos por los recurrentes, y ratifica la sentencia por cohecho” dictada en abril contra Correa y una decena de excolaboradores, indicó la Fiscalía a través de su cuenta en Twitter.

El exmandatario, quien vive en Bélgica desde 2017 y fue juzgado en ausencia como permite la ley, dijo por la misma red social: “Finalmente lo lograron. En tiempo récord sacan sentencia ‘definitiva’ para inhabilitarme como candidato”.

“No entienden que lo único que hacen es aumentar el apoyo popular. Yo estaré bien. Denle toda la solidaridad a perseguidos allá. Recuerden: a lo único que nos condenan es a vencer”, agregó.

La sentencia, confirmada en julio, fue ratificada en última instancia en una casación planteada por Correa, quien es candidato a la vicepresidencia por una coalición de izquierda.

Una vez que la condena se ejecute, tras un pedido de aclaración que todavía puede interponer su defensa y que puede demorar varios días pero no cambiar el fondo de la decisión, el exgobernante quedará inhabilitado de por vida para elecciones populares al ser sentenciado por cohecho, como establece la Constitución para ese y otros tipos de delitos.

– Candidatura “vedada” –

La CNJ estableció que Correa y varios de sus excolaboradores recibieron sobornos a cambio de contratos con diversas empresas, entre las que en su momento fue mencionada la brasileña Odebrecht, aunque la Fiscalía se abstuvo de investigar a la constructora.

El expresidente, de 57 años y quien sostiene su inocencia, fue vinculado al caso por 6.000 dólares que ingresaron a su cuenta bancaria y que alega que eran de un préstamo de un fondo de su partido.

Las penas por peculado, cohecho, concusión y enriquecimiento ilícito son imprescriptibles en Ecuador.

“La tiene bastante difícil” en el plano electoral, dijo a la AFP el constitucionalista Rafael Oyarte, apuntando que la de Correa “es una candidatura difícilmente” viable.

Añadió que cualquier candidatura también “le está vedada” a Correa por otras causas fijadas en la carta magna y en las que incurre por haber sido elegido mandatario en dos ocasiones.

El presidente Lenín Moreno, su exaliado y sucesor, promovió además reformas para prohibir la reelección por más de una vez, lo que para los detractores de Correa -quien había impulsado la reelección indefinida- incluso lo imposibilita a aspirar a otros cargos.

– Postulación en suspenso –

Sobre Correa, quien dice que afronta una treintena de juicios en Ecuador, pesa otra orden de prisión para ser procesado por el secuestro en Colombia de un opositor ecuatoriano en 2012, delito por el cual no puede ser juzgado en ausencia.

Se considera un perseguido político de Moreno, su exvicepresidente entre 2007 y 2013.

Ambos sostienen una dura pugna de poder que luego de la posesión de Moreno, hace tres años, llevó a Correa a separarse del movimiento socialista Alianza País, en el gobierno desde hace más de una década.

Siendo el principal opositor a Moreno y estando en Bélgica, de donde es su esposa, el exgobernante socialista fue presentado como candidato a la vicepresidencia para las elecciones de febrero.

La convocatoria a las elecciones generales de febrero está prevista para el 17 de septiembre y al siguiente día se abrirá la etapa de inscripción de candidaturas.

Si finalmente su candidatura es validada y la condena todavía no está ejecutoriada, Correa gozaría de inmunidad y podría, en teoría, regresar a su país para los comicios.

Pero el Consejo Nacional Electoral (CNE) dejó en suspenso su postulación a la vicepresidencia debido a que Correa no la aceptó hace una semana de manera presencial ante el organismo, como señala el reglamento, sino de forma telemática.

El vicepresidente del CNE, Enrique Pita, dijo entonces a la AFP que eso aún no excluye a Correa de los comicios porque todavía no hay impedimento para que su partido inscriba su candidatura, aunque después el ente deberá “revisar si se han cumplido con las solemnidades” para que pueda ser candidato.

Por otro lado, un juez constitucional de Bolivia confirmó este lunes que el expresidente Evo Morales, refugiado en Argentina, está inhabilitado para ser candidato al Senado en las elecciones del 18 de octubre.

El juez Alfredo Jaimes Terrazas tuvo que dirimir el asunto, tras un fallo dividido la semana pasada de otros dos jueces ante un recurso de amparo constitucional presentado en febrero por abogados de Morales, después de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) lo excluyera de las listas de postulantes de su partido, el Movimiento Al Socialismo (MAS).

El TSE arguyó que Morales no residía en Bolivia, un requisito para ser candidato a legislador.

El exmandatario, que dijo este lunes que acataba el fallo adverso, dimitió por una fuerte convulsión interna en noviembre de 2019 tras 14 años en el poder. Se asiló primero en México y luego en Argentina.

Morales arguyó en su recurso que su residencia temporal en Argentina era forzada y que su lugar de vida era la región cocalera del Chapare, Cochabamba, por la que pretendía postularse al Senado.

El abogado Williams Bascopé, quien ofició como coadyuvante en contra del amparo de Morales, señaló en rueda de prensa que “el día de hoy se ha rechazado (el amparo) y se ha hecho cumplir la Constitución”, que obliga a los candidatos al Parlamento a residir en Bolivia.

Morales, de 60 años, respondió en Twitter diciendo que acata “esa decisión porque nuestro compromiso y prioridad es que el pueblo salga de la crisis. No caeremos en ninguna provocación, el pueblo volverá a gobernarse a sí mismo, pacífica y democráticamente”.

Aseguró, sin embargo, que el juez dictó su fallo “bajo amenazas y presiones” y que la decisión era “política, ilegal e inconstitucional”.

“La historia demuestra que podrán inhabilitar a Evo pero no podrán proscribir al pueblo”, afirmó.

– Adversarios aplauden –

Las reacciones al fallo judicial siguieron como cascada.

La presidenta derechista interina, Jeanine Áñez, dijo en Twitter que “Bolivia debe decirle NO otra vez al dictador, que si vuelve al país debe ser únicamente para responder ante la justicia por los atropellos cometidos y muy especialmente por el abuso sexual a menores que poco a poco se va conociendo a nivel mundial”.

El gobierno ha denunciado al expresidente izquierdista ante la fiscalía por sus supuestas relaciones sentimentales con dos menores y contactó a la Corte Penal Internacional por los bloqueos de rutas que hicieron en agosto sus seguidores, causando escasez de insumos sanitarios en medio de la pandemia.

El exmandatario y candidato presidencial de centro Carlos Mesa dijo de su lado que “quedó definitivamente cerrado el debate sobre la pretensión de Morales de postularse al Senado violando la Ley”.

Y el aspirante presidencial derechista y líder cívico regional de Santa Cruz (este), Luis Fernando Camacho, opinó que un fallo a favor de Morales “hubiera incendiado al país”.

El abogado Bascopé anticipó, empero, que el caso no está cerrado plenamente, porque el fallo del juez debe ir en revisión al Tribunal Constitucional nacional, pero debido a la enorme carga procesal el asunto recién sería abordado en tres a seis meses, después de los comicios.

El TSE le había negado el derecho a postularse por no tener residencia en Cochabamba, región en la que emergió hace décadas como líder político.

Bolivia irá a elecciones el 18 de octubre, un año después de los comicios anulados por denuncias de fraude en favor de Morales.

Luis Arce, delfín de Morales, y Mesa están empatados en las encuestas de intención de voto con el 23%, seguidos por Áñez (12%) y Camacho (6%).

Si ningún candidato gana la presidencia el 18 de octubre, habrá una segunda vuelta el 29 de noviembre entre los dos más votados.

(AFP)

29 de diciembre de 2019, Evo Morales, expresidente de Bolivia exiliado en Argentina

Comentarios