Estima Jiménez Espriú pérdidas por cancelación de NAIM de 100 mmdp

- Publicidad -

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, reconoció que el boquete de pérdidas para las finanzas públicas por la cancelación de la obra del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) será de 100 mil millones de pesos.

“Habíamos dicho desde el principio que íbamos a tener un boquete de 60 mil millones de pesos que ya están invertidos en cimentaciones, piedra y no sé qué tanto, y una cantidad adicional, que nosotros estimamos que podría llegar a 40 mil millones de pesos, para sumar 100 mil millones de pesos, por los gastos no recuperables que habían hecho los contratistas y que tenemos que reconocer, todavía estamos con los contratistas, pero estimamos que de ninguna manera pasará de esos 100 mil millones de pesos y muy probablemente sea menos”, declaró este miércoles el funcionario después de reunirse con alcaldes de Oaxaca en la Cámara de Diputados.

No obstante, aseguró que habría salido más caro continuar con la construcción del aeródromo en Texcoco que cancelar la obra.

“Hubiera salido más caro seguir el proyecto, nos vamos a ahorrar muchos miles de millones de pesos al haber cancelado ese proyecto”, afirmó el secretario.

El titular de SCT recordó que este fin de semana se pagarán los 34 mil millones de pesos por la cancelación de la Fibra E y dijo que no era un buen negocio para México, pues se pidieron prestados 30 mil millones de pesos y al guardarse se obtenían rendimientos por el 2 o 3% y México pagaba hasta el 10%.

“Si usted pide prestado al 10%, guarda el dinero en un banco y a usted le dan el 2% o el 3% y usted tiene que pagar el 10, pues menudo negocio, eso fue lo que pasó, pero afortunadamente ya no se van a deber esos 30 mil millones de pesos”, dijo.

El funcionario federal añadió que además se les estaba dando a los poseedores de ese financiamiento dos sitios en el Consejo de Administración en el Aeropuerto lo que conllevaba que en algunas condiciones se les otorgara el derecho de veto en decisiones del aeródromo.

“Sí era una fibra que tenía una serie de condiciones para hacer muy complicado el disolver el contrato, pero afortunadamente lo pudimos deshacer con una enorme éxito”, señalo el funcionario federal.

(Con información de El Universal)

Comentarios