España quiere crear una “tasa Netflix” para financiar el cine europeo

Foto: Rolf Vennenbernd/dpa
- Publicidad -

El gobierno español prepara una ley para gravar con un 5% los ingresos en el país de plataformas como Netflix, HBO o Amazon Prime Video para financiar la producción audiovisual y cinematográfica europea, según un comunicado publicado este viernes.

El texto busca adaptar la financiación de estos sectores “a la realidad del mercado, en el que han surgido nuevos agentes y servicios audiovisuales impulsados por tecnologías digitales”, indicó el ministerio de Economía en un comunicado.

Este proyecto debe permitir adaptar a la legislación española una directiva europea de 2018.

El texto “extiende la obligación de financiación de la obra audiovisual europea a los prestadores que ofrecen servicios en nuestro país, aunque no estén establecidos en España”, en alusión a plataformas estadounidenses como Netflix, HBO o Amazon Prime Video.

Se tendrán en cuenta los ingresos generados en España por estas empresas, que “deberán destinar el 5% de dichos ingresos a la financiación de obra audiovisual europea o a la contribución al Fondo de Protección de la Cinematografía”, que aglutina las ayudas al sector, señaló el comunicado.

Las sociedades con una facturación superior a los 50 millones de euros (unos 60 millones de dólares) en España deberán destinar un mínimo del 70% de esta cantidad a producciones independientes y al menos 40% a producciones filmadas “en cualquiera de las lenguas oficiales de España”.

Si la facturación se sitúa por debajo de esa cantidad, las plataformas podrán también emplear esa tasa para adquirir los derechos de producciones europeas ya terminadas.

Las empresas con facturaciones inferiores a los 10 millones de euros (12 millones de dólares) quedarán exentas de esta obligación.

La tasación de la actividad de los gigantes de internet se ha convertido en un asunto relevante en numerosos países que ven escapar importantes ingresos fiscales.

El gobierno español ya aprobó a principios de octubre una tasa del 3% sobre los ingresos originados por ciertas actividades de las empresas digitales como Google, Apple, Facebook o Amazon, que entrará en vigor en un plazo de tres meses.

Este impuesto se aplicará a las grandes empresas con facturaciones superiores a 750 millones de euros (unos 890 millones de dólares) a nivel mundial o a 3 millones de euros (3,6 millones de dólares) en el mercado español.

El martes de esta semana, Canadá también propuso cambios en la regulación canadiense sobre medios de radiodifusión para que incluya también a las crecientes plataformas de streaming haciendo que contribuyan con fondos a la industria audiovisual local.

Si se aprueba finalmente en el Parlamento, la enmienda a la ley de radiodifusión permitirá a la Corporación de Radiotelevisión y Telecomunicaciones Canadiense (CRTC) aplicar las mismas reglas que rigen ahora a las cadenas tradicionales a compañías como Netflix, Amazon Prime o Spotify.

El nuevo marco podría obligarles igualmente a contribuir a un fondo que apoya la creación, producción y distribución de música, cine y televisión nacional, que el gobierno estima que puede llegar hasta los 830 millones de dólares canadienses [USD 630 millones] en 2023.

“Un sistema para nuestras emisoras tradicionales y otro separado para las de internet no funciona”, afirmó el ministro de Patrimonio, Steven Guilbeault, en conferencia de prensa.

“Nuestro gobierno cree que todo el que se beneficie del sistema debe contribuir a él de forma justa”, añadió.

Los críticos, sin embargo, opinan que estos cambios legislativos no van suficientemente lejos.

“La nueva ley de radiodifusión… es un desastre”, tuitéo el diputado del opositor Nuevo Partido Democrático Alexandre Boulerice, acusando al gobierno de haberse “rendido a las grandes tecnológicas sin luchar”.

Esta ley no se actualiza desde 1991, antes de la llegada de internet. El ejecutivo liberal en minoría del primer ministro, Justin Trudeau, sufre la presión de las cadenas canadienses para que se cobren impuestos a Netflix y el resto de plataformas para equilibrar el sector.

Un documento informativo del gobierno señala que el 62% de los hogares canadienses está actualmente suscrito a Netflix, que generó el año pasado 1.000 millones de dólares canadienses [USD 760 millones] de ingresos en el país.

Al mismo tiempo, los ingresos de la radio y televisión tradicional están estancados o en declive, así como sus contribuciones al fondo de creación canadiense.

Según Guilbeault, algunas de las plataformas de streaming invierten ya en música, televisión o películas locales, pero sus contribuciones son únicamente voluntarias.

(AFP)

Comentarios