Encuentran presunto daño patrimonial a la Educación en Veracruz por más de 724 mdp

- Publicidad -

Los recursos públicos en el área educativa en el período del  último año del gobierno de Javier Duarte de Ochoa fue un desastre total, hubo pagos de millones de pesos sin comprobaciones, uso irregular de cuentas bancarias, adquisición de juguetes  y útiles escolares sin comprobaciones que hayan sido entregados.

Las auditorias practicadas por el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) al ejercicio fiscal del 2016, detectó un daño patrimonial en la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) por 724 millones de 469 mil pesos.

De acuerdo con la Fase de Comprobación del procedimiento de Fiscalización Superior a la Cuenta Pública 2016 que fue entregado al Congreso del Estado para su análisis, hubo asignaciones de contratos sin concursar, contratos que se hicieron de modo directo y se compararon juguetes y útiles escolares a un precio mas alto.

Documentos en poder del periódico El Universal muestran  que se emitieron 70 observaciones por irregularidades graves en el manejo de los recursos públicos por lo que los diputados deberán determinar las acciones a tomar, que serán denuncias penales. En las Actas Administrativas de Entrega Recepción de la Dirección de Recursos Financieros y las Actas Circunstanciales se descubrieron siete cuentas bancarias que presentan movimientos desconociendo su origen, aplicación y soporte por 661 millones de pesos.

Fueron encontradas tres cuentas bancarias de Banorte por tres millones de pesos aperturadas en el ejercicio 2016 que no fueron  registradas en Estados Financieros  de las cuales una presenta movimientos de los que se desconoce su origen, aplicación y el soporte documental.  También se encontraron 25 cuentas bancarias canceladas durante los meses de febrero, julio y septiembre de 2016, de las que no se tiene registro en la balanza de comprobación, y dos de ellas presentan movimientos en los meses anteriores a su cancelación de los cuales  se desconoce su aplicación.

Se encontró la cuenta bancaria número 65504652748 del Banco Santander (México) S.A. por concepto de nómina de personal estatal, tuvo movimientos en tránsito al 31 de enero de 2016 reflejados en la conciliación bancaria por un importe de 318 millones de pesos. Sin embargo como evento posterior sólo se presentaron  evidencia de haber realizado liquidaciones por 187  millones, quedando pendiente un importe de 130 millones y a partir del mes de febrero de 2016 no hay evidencia del registro contable de la cuenta así como la cancelación de los movimientos.

Derivado de las confirmaciones bancarias enviadas al Banco Santander (México) S.A. se recibieron confirmaciones de saldos de 59 cuentas bancarias aperturadas a nombre de la Secretaria,  de las cuales 43 de ellas no se encuentran registradas en la Balanza de Comprobación al 31 de diciembre de 2016 y se desconoce su origen, aplicación y el soporte documental.

De las revisiones que se hicieron a las cuentas bancarias de la Secretaria se detectaron diferencias por un importe de 978 millones de pesos por concepto de Comisiones Bancarias derivada de los registros contables de la cuenta 513434100002 Intereses y Comisiones y los Estados de Cuentas Bancarios que permanecen en las conciliaciones mensuales, sin haberse operado el registro oportunamente al considerar la falta de partida presupuestal para su aplicación.

De la revisión a los bienes muebles registrados por la secretaria al 31 de diciembre de 2016, se detectó que en el mes de septiembre se llevaron a cabo bajas de bienes  muebles  en su contabilidad y en el inventario por un importe de 109 millones de mobiliario escolar e incluso  instrumentos musicales, pero dado el costo unitario de éstos debieron seguir considerándose en el activo.

De los ingresos propios de la Secretaría al 31 de diciembre de 2016 se reportaron ingresos provenientes de diversas áreas por un monto por 130 millones, los cuales difieren de los ingresos depositados en las cuentas de bancos utilizadas para su recaudación, presentándose  una diferencia neta de 16 millones cuyo destino final se desconoce.

Con información de El Universal.

Comentarios