EL REGRESO

Elba Esther Gordillo. (imagen de archivo)
- Publicidad -

Si alguien tenía duda del poder que tiene y tendrá la maestra Gordillo en el próximo sexenio, que analice su reaparición pública.

Después de estar cinco años en la cárcel y de haber sido exonerada, la exdirigente del SNTE, se presentó ante los medios de comunicación -dos horas antes de la reunión Peña-López Obrador-, para anunciar lo que después el presidente electo formalizó en Palacio Nacional: la cancelación de la reforma educativa.

La maestra armó la frase para que no haya duda en la interpretación, de que, ella y nadie más,  es la sepulturera de la polémica reforma. “Recuperé la libertad – dijo- y la reforma educativa se ha derrumbado”.

Lo que en “gramática Gordillo” significa: “Señores, no se equivoquen, en materia educativa vuelvo a mandar yo”.

Minutos después, en Palacio Nacional, López Obrador, con el presidente Peña a un lado, formalizaba lo que la maestra, la “dueña de la educación” en México, ya había anunciado.

De esta manera, el presidente electo, quien ganó el 01 de julio por representar el cambio de régimen, el fin de la corrupción, de las mafias, y el inicio de una etapa radicalmente distinta a los gobiernos encabezados por el PRI y por el PAN, anunciaba un nuevo proyecto educativo de la mano de uno de los personajes más emblemáticos del viejo régimen.

Así como todos y cada uno de los presidentes priistas, -desde Salinas hasta Zedillo- aceptaron y se sometieron a los dictados de la entonces lideresa del SNTE; así como Vicente Fox y Felipe Calderón  utilizaron su poder para ganar elecciones, así, López Obrador, anuncia a quienes votaron por él, que ella, la maestra regresa como en los viejos tiempos, a dirigir la educación en el país.

Dicen los puristas –los honestos, pues- que Elba Esther Gordillo no puede volver a  asumir la dirección del SNTE debido a que en este momento la ocupa Juan Díaz de la Torre.

En este contexto de “transición hacia el más allá”, donde lo inaudito resulta normal, en el que los ciegos vuelven a ver,  los paralíticos a caminar y el delincuente se vuelve honrado, no hay imposible jurídico para que la “señora del magisterio” recupere todos y cada uno de sus fueros. 

¡Bienvenida la Cuarta Transformación!

Comentarios