El nuevo PRI

- Publicidad -

Las libertades ganadas a pulso por la sociedad, no admiten amenaza de nadie. La libertad de expresión podría estar en riesgo otra vez, por una cobarde ocurrencia que usa a “la difamación” como su perverso ariete.

Comentarios