El método

Imagen de archivo.
- Publicidad -

Un pastel tan grande como Odebrecht, da para saciar muchos apetitos. Alguien caviló que la repartición de dádivas no podía limitarse a PEMEX y a Lozoya, y así fue. Nuevas rutas del dinero corruptor, aparecen en el laberinto nacional.

Comentarios