El inicio

- Publicidad -

Si la Casa Blanca no era de Henry y era de la Gaviota, ya era lo de menos, involucrarla sin fundamento no fue más que la primera simulación del sexenio, lo cierto es que se convirtió en una insignia de la corrupción peñista, aunque haya sido el menor de los pecados.

Comentarios