El “efecto Maradona”

- Publicidad -

Hace apenas poco más de dos meses el equipo Dorados de Sinaloa de la división de ascenso del futbol mexicano profesional, se encontraba en el décimo tercer sitio de la tabla de posiciones del actual torneo.

La directiva del equipo hizo una apuesta aventurada: contratar al ex futbolista argentino Diego Armando Maradona como entrenador y director técnico del equipo.

El astro albiceleste junto con su selección nacional, fue campeón del mundo en México 86 y militó en equipos de primera categoría tanto en su país como en Europa, donde figuró como jugador estelar en el Barcelona de España y el Nápoles de Italia.

Para muchos expertos Maradona ha sido hasta ahora el mejor jugador de fútbol de la historia, lugar que según otros se disputa con el brasileño Pelé.

Sin embargo, la vida de Maradona, quien cuenta con millones de fanáticos que lo idolatran alrededor del mundo, ha estado también marcada por la polémica y su conocida adicción a las drogas, la cual lo llevó a tener que enfrentar problemas legales y un castigo por parte de la FIFA. A pesar de haber sido sometido a diversos tratamientos de rehabilitación ha tenido constantes recaídas y apenas hace unos meses durante el campeonato mundial de Rusia 2018 circularon imágenes de él siendo sacado a rastras de uno de los estadios, afectado por una aparente sobredosis de cocaína.

Su carrera como director técnico ha sido más bien gris y ha transcurrido sin pena ni gloria. A pesar de haber dirigido a la selección de su país durante un par de años, nunca ha conseguido mayores logros.

Esa realidad, hizo que muchos cuestionaran la decisión de traerlo a México como entrenador, aunque solo se tratara de dirigir a un equipo segundón en la división de ascenso, pues muchos han llegado a pensar que su adicción a las drogas le ha generado un daño de tal magnitud a su salud, que difícilmente puede ordenar sus pensamientos y articular sus palabras de forma coherente.

En ese sentido, hace apenas un par de días circuló en internet el video de una entrevista en la que aparece balbuceante y se muestra incapaz de responder a las preguntas de los reporteros. Una auténtica pena.

No obstante todo ello, el exfutbolista ha conseguido en dos meses lo que nadie hubiera pensado posible. Su equipo está ya en la final del torneo de su división y es muy probable que si su buena racha continúa logre coronarse campeón.

Pero ¿qué ha hecho que Maradona de quien se cuestiona incluso su capacidad intelectual, haya alcanzado tan importante logro en tan poco tiempo?

Su trayectoria como entrenador, ya lo mencionamos, no ha sido ni un bosquejo de lo que fue su carrera como futbolista, de la que se retiró hace ya veinte años.

¿Es una mera casualidad, o su simple presencia y el peso de su personalidad son las que han conseguido ese grado de éxito?

¿Se trataría acaso de una maniobra de mercadotecnia en la que se hayan arreglado los partidos para que el argentino pudiera lucirse? Todo podría ser posible y más en México donde sabemos que tanto la corrupción como el surrealismo tienen carta de naturalización.

Sin embargo, pareciera más que se trata del tema de la presencia de una figura casi mítica para muchos, encabezando a un grupo de personas a quienes su personalidad les impone y motiva de tal modo que alcanzan logros extraordinarios, mientras que sus rivales se achican ante el mismo fenómeno.

Resulta un caso para estudio en el campo de la antropología social. Analizar el comportamiento humano siempre es un reto enorme cuando ocurren sucesos de difícil explicación.

Quizás sea un tema menor, pero la realidad es que Maradona ha venido a voltear la tortilla del equipo que lo contrató hace menos de tres meses y está a punto de hacerlo campeón.

¿Casualidad, marketing o auténtico trabajo profesional?

Les dejo la pregunta: ¿Podría aplicarse el “efecto Maradona” en otros campos y quehaceres?

Aquí nos vemos, yo voy derecho…

Comentarios