El chiquero

- Publicidad -

Llegan al final, desacreditados. Le tienen fe al aparato pero intuyen que podría apestárseles, y comienza la danza: los que necesitan fuero al Legislativo, los más disciplinados a remar, los viejos al ataque, los fieles junto al candidato y los más peligrosos al chiquero electoral.

Comentarios