El caso negro

- Publicidad -

El caso Ayotzinapa no deja de doler. Lo enmarañaron tanto el sexenio pasado, que quienes lo investigan deben contar con el apoyo total del Estado y un pulso a prueba de terremotos. Cada expediente está minado.

Comentarios