EEUU suspende arrestos de inmigrantes indocumentados ante crisis sanitaria

Aspecto del centro de Los Ángeles el 19 de marzo de 2020. Foto: Apu GOMES / AFP
- Publicidad -

Las autoridades de Estados Unidos anunciaron que la mayoría de los arrestos y expulsiones de inmigrantes indocumentados se suspenderán “temporalmente” debido a la crisis de salud relacionada con el nuevo coronavirus.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE), que en el último año intensificó sus esfuerzos para detener y deportar a inmigrantes sin papeles, dijo que durante esta situación de emergencia se limitará a perseguir a aquellos extranjeros que hayan cometido delitos o que representen “riesgos de seguridad pública”.

Esta decisión, dada a conocer en una notificación el miércoles por la noche, busca frenar la propagación de COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, y alentar a quienes estén indocumentados a hacer las consultas relacionadas con salud que necesiten.

“Durante la crisis de COVID-19, el ICE no llevará a cabo operaciones de cumplimiento de la ley en o cerca de las instalaciones médicas, como hospitales, consultorios, clínicas acreditadas e instalaciones de atención de emergencia o urgencia, excepto en las circunstancias más extraordinarias”, dijo el ICE.

“Las personas no deben evitar buscar atención médica porque temen la aplicación de la ley de inmigración civil”, subrayó.

El presidente Donald Trump, quien ha hecho de la lucha contra la inmigración ilegal una de las prioridades de su gobierno, le encargó al ICE reunir y expulsar a los indocumentados en el país, que se estima suman 10,5 millones, muchos de los cuales han vivido y trabajado en territorio estadounidense durante décadas.

Para llevar adelante su cometido, el ICE ha enfrentado a la resistencia de las fuerzas del orden en comunidades que aceptan ampliamente la presencia de los inmigrantes.

El brote del nuevo coronavirus, que deja ya unos 10.700 contagiados en Estados Unidos y más de 150 muertos, también ha obligado a suspender algunos vuelos de deportación a Centroamérica.

Esta semana, El Salvador y Guatemala dijeron que los vuelos fueron suspendidos para evitar que los migrantes repatriados propaguen la enfermedad COVID-19.

En esas estaban, cuando las autoridades de Estados Unidos deportaron este jueves a 66 migrantes guatemaltecos vía aérea, después de anunciar que suspendía temporalmente las expulsiones por la pandemia del nuevo coronavirus, informaron fuentes del país centroamericano.

“Los vuelos de guatemaltecos retornados se han reactivado de manera parcial”, indicó la cancillería en un comunicado.

Los deportados llegaron a la base de la Fuerza Aérea de la capital y, tras pruebas sanitarias de prevención, fueron trasladados en vehículos del gobierno a sus casas, donde deberán guardar una cuarentena, informó el Instituto de Migración local.

La nota indica que el Ministerio de Salud local realiza “una evaluación completa para garantizar que ningún retornado padezca ninguno de los síntomas” del COVID-19.

Estados Unidos suspendió las deportaciones de migrantes indocumentados mientras define mecanismos sanitarios para evitar la propagación del COVID-19, que ya causó una muerte en Guatemala, donde se han registrado nueve casos.

En tanto, se mantienen suspendidos los traslados de migrantes hondureños y salvadoreños a Guatemala, como recoge un acuerdo de asilo firmado entre el país centroamericano y Estados Unidos para intentar frenar la migración irregular.

El presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, ordenó una serie de medidas para contener la propagación del coronavirus, como la suspensión del transporte público, de clases en colegios públicos y privados y el cierre de comercios para evitar las aglomeraciones.

Estados Unidos ha deportado este año a 10.668 guatemaltecos, mientras que en 2019 alcanzó la cifra récord de 54.599 expulsiones.

(AFP)

Comentarios