EEUU ocultó sus dudas sobre ganar la guerra en Afganistán, según diario

Imagen tomada desde el interior de un vehículo de la OTAN en Afganistán el 07 de julio de 2018. Foto: WAKIL KOHSAR / AFP
- Publicidad -

Los sucesivos gobiernos de Estados Unidos han declarado públicamente desde 2002 que están haciendo progresos contra los insurgentes en Afganistán, mientras admiten lo contrario en privado, informó el diario Washington Post este lunes en una importante investigación.

Titulada “En guerra con la verdad”, esta investigación se basa en casi 2 mil documentos de la Inspección General Especial para la Reconstrucción de Afganistán (Sigar), creada en 2008 para revisar los gastos abusivos relacionados con el conflicto en ese país.

Las entrevistas con funcionarios involucrados en los esfuerzos de guerra y reconstrucción evocan un presupuesto gastado sin control, en un país sin un gobierno central fuerte, lo que alimentó la corrupción generalizada y llevó a la población a rechazar la coalición internacional (Isaf) para volcarse hacia los talibanes.

“Desde los embajadores hasta el personal de campo, (los funcionarios estadounidenses dicen que) estamos haciendo un gran trabajo. ¿Realmente?, porque si estamos haciendo un gran trabajo, ¿por qué sentimos que estamos perdiendo?” se pregunta en 2015 el general Michael Flynn, quien ha llevado a cabo varias misiones de inteligencia en el país.

Un oficial superior, identificado como el coronel Bob Crowley, asesor principal de la Isaf en 2013-2014, explica en 2016 que “cada dato se transformó para dar la mejor imagen posible”.

“Las encuestas, por ejemplo, no eran del todo confiables, pero reforzaban la idea de que todo lo que estábamos haciendo estaba bien”, aseguró.

Para Douglas Lute, jefe de Irak y Afganistán en el Consejo de Seguridad Nacional (2007-2014), la misión de reconstrucción sufrió una falla de diseño.

“No teníamos una comprensión básica de Afganistán, no sabíamos lo que estábamos haciendo”, sostuvo.

“Si los estadounidenses supieran la magnitud de esta disfunción…”, expresaba preocupado en 2015 cuando habían muerto 2 mil 400 soldados.

Cabe recordar que el 7 de septiembre, Donald Trump, prometió “poner fin a las guerras sin fin”, y sobre todo al conflicto afgano -iniciado en 2001 y el más largo de la historia de Estados Unidos-, terminó las discusiones directas e inéditas que llevaba adelante desde hacía un año y que parecían bien encaminadas.

Trump anuló además una invitación hecha de manera secreta a los líderes talibanes para reunirse con él, después de la muerte de un soldado estadounidense en un ataque de los insurgentes en Kabul.

En aquel momento aseguró que las negociaciones estaban “muertas y enterradas”, pero después pareció flexibilizar su posición y entreabrió la puerta al diálogo siempre y cuando los talibanes pusieran punto final a sus ataques.

El 28 de noviembre, en una visita en Afganistán para apoyar a las tropas en el Día de Acción de Gracias, Trump anunció finalmente la reanudación de las negociaciones, lo cual ocurrió el sábado pasado.

(AFP)

Comentarios