Duartistas en Veracruz, intocables

- Publicidad -

Al rendir protesta como gobernador de Veracruz, el 01 de diciembre de 2016, Miguel Ángel Yunes Linares, prometió a los veracruzanos, sacar al estado del quebranto financiero en el que se encontraba y usar toda la fuerza de su Gobierno para castigar a Javier Duarte y a todos aquellos que estuvieran implicados en el desfalco al erario público de la entidad.

Todo indica que, de su promesa, solo ha cumplido una parte. Su antecesor, Javier Duarte, se encuentra vinculado a proceso por los delitos de peculado, enriquecimiento ilícito, delincuencia organizada, y hace días un juez giró una nueva orden de aprehensión en su contra, por su probable responsabilidad en el delito de desaparición forzada en agravio de 13 personas.

Sin embargo, la orden de captura no puede ser ejecutada, ya que el delito no fue materia en la extradición del exmandatario priista, por lo que la Fiscalía General de Veracruz, tendrá que solicitar una excepción al Gobierno de Guatemala, para que Javier Duarte pueda ser procesado en nuestro país, por la comisión del delito de desaparición forzada, considerado como grave, por ser un crimen de lesa humanidad.

También hace unos días, Yunes Linares anunció, con bombo y platillo, en conjunto con su fiscal Jorge Winckler, la orden de arresto emitida por un juez, en contra de Karime Macías Tubilla, esposa de Duarte, a quien se le acusa de haber entregado contratos a empresas fantasmas para desviar alrededor de 112 millones de pesos, cuando fungía como presidenta del DIF estatal.

Pero no piense usted mal, querido lector, la orden de captura en contra de la esposa de Duarte, no tiene nada que ver con la jornada electoral en curso. No, cómo cree. Tampoco tiene que ver que Yunes pretenda heredarle el poder a su hijo, Miguel Ángel Yunes Márquez, quien se encuentra prácticamente empatado en las preferencias electorales, con el candidato de MORENA, Cuitláhuac García Jiménez.

Nosotros que somos unos malpensados, que creemos que nuestros gobernantes activan órdenes de captura y hacen uso de procesos judiciales en curso para convertirlos en circos mediáticos electoreros. De verdad, que estamos mal, muy mal en creer que nuestros políticos son capaces de semejantes prácticas que los lleven a jalar votos cuando el electorado no les favorece, tan responsables ellos.

¿Y los funcionarios cómplices de Javier Duarte? ¿Los duartistas que formaron parte de la red de corrupción que mediante un entramado de empresas fantasmas esfumaron miles de millones de pesos destinados a programas de salud, educación, pobres, ancianos, damnificados en Veracruz? ¿Dónde están?

La mayoría de ellos, permanecen libres e impunes. Intocados por el Gobierno de Yunes: Adolfo Mota Hernández, Edgar Spinoso Carrera, Juan Manuel del Castillo González, Jorge Carvallo Delfín, Erik Lagos Hernández, Vicente Benítez González, Alberto Silva Ramos, Antonio Tarek Abdalá, Noemí Guzmán Lagunes, entre otros, exfuncionarios de la administración duartista, piezas clave en la red de corrupción que operó para saquear las arcas estatales de Veracruz, actuales diputados protegidos por su fuero y al parecer, por el Gobierno de quien ofreció castigarlos y otorgar justicia al pueblo veracruzano.

En este año y medio de Gobierno yunista, ha quedado en evidencia, que está lejos de conducirse apegado a la transparencia, legalidad y rendición de cuentas. Yunes Linares, evade hacer públicos los “acuerdos” con los que habría llegado con estos corruptos personajes. Y aún, cuando algunos de ellos, han devuelto bienes robados al Gobierno de Veracruz, como lo hizo Edgar Spinoso Carrera, que hasta un Lear jet 745, un helicóptero y propiedades “devolvió” para salvarse de ir preso, Yunes no suelta prenda y los pactos de impunidad parecen ser la moneda de cambio en su Gobierno.

Pactos que no eximen de su responsabilidad a quienes en colaboración con Javier Duarte, saquearon brutalmente al Estado, destinando una parte de esos recursos a la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto en 2012, a cuentas bancarias en el extranjero, dinero público que fue utilizado para la compra de residencias en Costa Rica, en Estados Unidos y vaya usted a saber en qué otro país los sátrapas tienen un paraíso escondido. Los exfuncionarios, algunos de ellos se volvieron millonarios de la noche a la mañana, gracias al mecanismo de crear redes de empresas familiares, de amigos y colaboradores, y convertirlas en proveedoras del Gobierno, para otorgarles contratos millonarios.

Duartistas que permanecen libres. Intocables. Impunes.

Fue gracias a una nueva investigación de Animal Político y Mexicanos Unidos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) que hoy sabemos que durante el Gobierno de Javier Duarte, se creó una red de 400 empresas fantasmas para desviar miles de millones de pesos, de los cuales, una parte, se utilizó para financiar ilegalmente la campaña de Peña en 2012.

El nuevo escándalo de corrupción que involucra al PRI, al presidente Peña Nieto y a Javier Duarte, no lo destapó el Gobierno de Yunes, fue, de nuevo, un medio independiente el que investigó, documentó y acreditó las trapacerías del PRI-Gobierno.

Yunes se encuentra ocupado con la campaña de su hijo y metiéndose hasta la cocina en el proceso electoral, a tal punto que lo empaña al hacer uso de toda la estructura gubernamental, de los programas sociales para la coerción del voto y favorecer descaradamente la candidatura de su heredero.

El nepotismo en su máximo esplendor, la expresión autoritaria, contraria a los valores democráticos, así es como pretende Yunes Linares, perpetuarse en el poder. Heredándole el cargo su hijo y así también, seguir cubriendo a todos aquellos exfuncionarios cómplices de Duarte con los que ha pactado a cambio… ¿A cambio de qué, gobernador Yunes?

“Yo no olvido, no perdono, no habrá amnistía, al contrario, habrá toda la fuerza para sancionar a Duarte y sus cómplices y recuperar lo ilícitamente sustraído”, pronunció Miguel Ángel Yunes Linares al rendir protesta como gobernador del Estado de Veracruz el 01 de diciembre de 2016.

Del dicho al hecho, hay un pacto de impunidad de por medio.

Comentarios