¿Dos senadores demócratas para la conservadora Arizona? Un astronauta tiene esa “misión”

14 de septiembre de 2015.- Mark Kelly, astronauta retirado, candidato demócrata al Senado por Arizona. Foto: Saul LOEB / AFP
- Publicidad -

De la Estación Espacial Internacional al Senado: el astronauta Mark Kelly lidera una “misión” política en el estado conservador de Arizona, que pasa por conquistar con su elección el segundo escaño para los demócratas en la Cámara Alta e impulsar la candidatura de Joe Biden.

Hasta hace poco, nadie pensaba que el Partido Demócrata pudieran tener chance de arrasar en este estado de larga tradición republicana, pero entre cambios demográficos y un creciente número de moderados descontentos con el presidente Donald Trump, el escenario ahora es posible.

La campaña de Kelly, un militar retirado de 56 años que sirvió por 25 en la Marina y la NASA, es vista con especial atención, no solo por el impulso que puede dar a Biden en sus aspiraciones presidenciales, sino porque sería la primera vez en más de 65 años que Arizona tendría dos senadores demócratas.

“Kelly tiene muchas chances de ganar”, indicó Gina Woodall, profesora de la escuela de Política de la Universidad del Estado de Arizona (ASU). “Es algo muy importante”.

Su oponente es Martha McSally, una expiloto de guerra incondicional de Trump. Actualmente en el Senado, fue nombrada por el gobernador para ocupar el escaño de John McCain tras su muerte, poco después de perder en 2018 ante la demócrata Kyrsten Sinema.

Fue la primera republicana en perder una elección al Senado en Arizona desde 1988 y este año corre el riesgo de sufrir una nueva derrota, en medio de una lucha furiosa de su partido por mantener el control de esta cámara del Parlamento.

“Esta es quizás la más importante carrera por el Senado… será crucial”, subrayó Woodall a la AFP.

– “Voz independiente” –

“La misión es lo primero”, dice el sitio web de la campaña de Kelly, donde hay un link a su “oficina previa”, la estación espacial y un video en el que ojea fotos de sus viajes, de sus caminatas en el espacio.

“Nunca he visto las cosas a través de una perspectiva partidista, y creo que Arizona necesita una voz independiente que nos represente en el Senado”, escribió el candidato. “A diferencia del gobierno federal, la Estación Espacial Internacional no puede detener sus operaciones solo porque las personas que trabajan allí no se lleven bien (…), tienes que trabajar en equipo para resolver los problemas sin descartar ideas solo por la ideología política de la persona que la propone”.

Es un claro mensaje hacia el elector promedio de Arizona que, tanto demócrata como republicano, tiende a ser más moderado, lo que expertos consideran puede jugar en contra de McSally, que ha asumido el discurso polarizador del presidente y en cada oportunidad trata de presentar a Kelly como un “izquierdista radical”.

Lo repitió en mitines cuando el presidente Trump visitó Arizona esta semana.

Para Richard Herrera, también profesor de ASU, la asociación con Trump no la beneficia. “Ya lo hizo en 2018 y perdió, no se explica por qué creer que ayudará esta vez cuando las tendencias apuntan en una dirección opuesta”, indicó al diario Arizona Republic.

Kelly coloca entre sus prioridades el acceso a la salud, una bandera de los demócratas en esta campaña. También luchará por mayores controles al porte de armas, una causa que asumió después de que su esposa, la excongresista Gabby Giffords, sobreviviera a un disparo en la cabeza durante un atentado en 2011.

Con todo, apoyando esta visión moderada, ha dicho estar a favor del porte de armas e incluso tiene una.

“Lo ha dicho”, subraya Woodall. “Pero al mismo tiempo tiene una visión más progresista en otras cosas”.

Para Woodall, Kelly se beneficia además de la posición centrista de Sinema, “una de las pocas heroínas bipartidistas que tenemos en el Senado, no abundan”.

Y esa catapulta le sirve igualmente a Biden, que podría ser el primer candidato presidencial demócrata en ganar Arizona desde que en 1996 lo hiciera Bill Clinton.

“La campaña de Kelly está atrayendo muchos votantes demócratas, están aumentando los registros en los últimos meses”, explicó a la AFP Samara Klar, profesora de la escuela de Gobierno de la Universidad de Arizona. “Y ese apoyo a Kelly se traducirá en votos por Biden”.

(AFP)

Comentarios