Dos ladrones salen libres cada dos horas en la CDMX

Según expertos en materia jurídica, la liberación de los criminales, no es culpa del nuevo sistema penal, sino de la mala capacitación y prácticas de las autoridades

- Publicidad -

En el último año, 4 mil 537 personas fueron liberadas de la prisiones capitalinas.

Por robo agravado, cada dos horas fueron puestos en libertad dos sujetos.

De los 27 mil 732 ciudadanos privados de su libertad por delitos del fuero común y federal en los centros penitenciarios de la Ciudad de México en la actualidad, un total de 11 mil 710 ingresaron por robo agravado.

Además, según la Subsecretaría del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México, de los imputados por dicho delito que alcanzaron la libertad, 22 fueron por falta de pruebas de parte del Ministerio Público, mientras que otros 113 fueron absueltos, mil 262 continúan su proceso en libertad, otros 2 mil 646 ya cumplieron su condena, mientras que los restantes obtuvieron algún otro tipo de medida o beneficio.

A nivel nacional, se registraron 168 mil 245 asaltos con violencia, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que también destacó que el asalto a transeúntes creció en los últimos dos años, incrementándose un 21.7 por ciento, pasando de 48 mil 837 a 59 mil 441.

Tan solo en la Ciudad de México el robo con violencia se incrementó de 21 mil 483 casos a 25 mil 58, elevándose un 16.6 por ciento, al tiempo que el asalto a transeúntes se incrementó 3.6 por ciento en dicho periodo.

De acuerdo con especialistas como Diana Cristal González Obregón, abogada penalista, redactora y analista en el Código Nacional de Procedimientos Penales, la liberación de los criminales, no es culpa del Sistema Penal, sino de las malas prácticas de las autoridades.

“El sistema no es la causa de que las personas salgan, tampoco es el responsable de que exista más delincuencia, ni tampoco de que exista impunidad. Se trabaja en que los casos no queden impunes, las autoridades tienen que hacer una investigación mucho más científica y con esto se le pone un tope para que no se avance en contra de un ciudadano, en tanto no se demuestre que hay una indagatoria concreta de que exista la probabilidad de que la persona cometió el delito”, explicó en una entrevista para El Universal.

También afirmó que hoy en día el Ministerio Público no analiza si lo que establece el Código Nacional para verificar la peligrosidad de los imputados, es seguido al pie de la letra, para así implementar la prisión preventiva en caso de ser necesario, lo cual genera que muchos sujetos continúen delinquiendo al seguir su proceso en libertad.

“Aunque el imputado no haya cometido un delito grave que obligue a la prisión preventiva oficiosa, pero que pueda demostrar que no tiene cómo manifestar su domicilio, trabajo y además es reincidente, las autoridades tienen la obligación de imponer esa medida cautelar, pero eso no se hace, no existe la tecnología”, detalló.

Víctor Manuel Alonso, especialista en Derecho Penal de la Universidad La Salle, está de acuerdo en que ni las policías ni los Ministerios, cuentan actualmente con capacitación adecuada, además de que el nuevo sistema tiene que cuajar aún, ya que solo tiene unos cuantos años de haberse implementado, lo que provoca que se generen confusiones pues los penalistas o jueces siguen acostumbrados al viejo sistema, lo que en ocasiones causa que sean violados los derechos humanos de los imputados.

“Por lo menos en la Ciudad de México tiene muy poco que se está aplicando. Estamos en un proceso de transición. El problema principalmente es de las policías y los ministerios públicos”, destacó Alonso.

Cabe resaltar que en meses pasados diversas individuos detenidos por el delito de robo agravado que cuentan con antecedentes penales han comenzado a ser detenidos y tan solo en diciembre del año pasado se detuvo a 18 personas que ya habían estado alguna vez en prisión por este crimen.

 Con información de El Universal

Comentarios