- Publicidad -

El Producto Interno Bruto en México tendrá un crecimiento menor los siguientes dos años de lo que anticipó originalmente la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Para 2017 se pronostica un 1.9 por ciento de crecimiento comparado con el 2.3 que estimaba en noviembre del año pasado; en tanto que para 2018, la cifra se encontraba en 2.4 y ahora se ha reducido a 2 por ciento.

De cualquier modo, estas cifras presentadas en París como parte de un informe de la ‘semana OCDE’ que se celebra en dicha ciudad, representan un crecimiento menor al que la Organización esperaba para la economía mundial, que será de 3.5 por ciento este año y de 3.6 por ciento para el que viene.

El reporte destaca que aunque hubo desaceleración en nuestra economía a finales del 2016, se podía esperar que la actividad incrementara sobre todo por el aumento a las exportaciones.

También destacó que la creciente inflación impide realizar más compras a los consumidores, lo cual había sido el “motor” de crecimiento para nuestro país en años pasados, ya que el poder adquisitivo y de crédito disminuyeron.

Apuntaron que la tasa de interés actual en México (que es de 6.75 por ciento) se encuentra en su nivel más alto en ocho años y se prevé que continúe así para poder contener el aumento transitorio de las presiones inflacionarias.

La organización internacional a la que pertenecen las 35 principales economías del mundo, destacó que por el momento la producción industrial, la inversión y las exportaciones han resistido en México “la posibilidad de renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte” como lo ha planteado en numerosas ocasiones el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“La aplicación de las reformas estructurales previstas, en particular para mejorar la eficiencia del sistema judicial, reducir la corrupción y mejorar la calidad de la educación, fortalecería el crecimiento de la productividad”, refiere también el informe del organismo.

Lo malo es que no hay ley que regule la voluntad de las autoridades para darles marcha a esas reformas. ¿Dónde quedará entonces nuestro nivel de productividad a futuro? 

(Con información de Notimex)

Comentarios