Difunden Manifestación de Impacto Ambiental de Dos Bocas

Presenta riesgo de inundación. Además de que afectará la calidad del agua, provocará emisiones contaminantes y causará un desplazamiento de la fauna

- Publicidad -

La Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) publicó este martes una versión pública de la Manifestación de Impacto Ambiental que presentó Pemex sobre el proyecto de la refinería Dos Bocas que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador pretende construir en Paraíso, Tabasco.

Aunque en el documento admiten que el proyecto afectará la calidad del agua, provocará emisiones contaminantes y causará un desplazamiento de fauna, los trámites administrativos para su construcción avanzan.

“Dentro de los impactos se identificaron: Alteración de la calidad del agua pluvial. Modificación de las escorrentías que conducen aguas pluviales. Alteración de la calidad del agua pluvial que se infiltra al subsuelo; generación de emisiones contaminantes y partículas suspendidas en el aire. Generación de ruido”, advierte el informe presentado al organismo descentralizado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

A partir de ahora cuenta con 60 días para analizar las medidas de mitigación planteadas para conseguir el aval de impacto ambiental.

Aunado a los daños reconocidos en el documento, el predio donde se construirá presenta riesgos de inundación, erosión y sismos.

“El área del proyecto está sujeta a riesgo alto por inundación marina, riesgo alto por inundación fluvial, riesgo muy alto por inundación causado por marea de tormenta, riesgo muy alto por erosión causado por oleaje de alta energía”, se alerta también.

Llama la atención que en el documento ocultaron el monto de la inversión, la extensión del predio donde se instalará la planta de refinación y sus coordenadas ya que argumentaron que su divulgación puede causar un perjuicio.

​“Su divulgación en el entorno de mercado abierto que actualmente rige sus relaciones productivas y comerciales puede causar un perjuicio grave en materia económica y competitiva frente a sus competidores y afectar con ello la encomienda legal para generar valor económico y rentabilidad del Estado”, justifican en el documento.

En el texto, con marcas en negro, ocultan el monto de la inversión, la extensión del predio, sus coordenadas, y mapas, entre otra información, escudándose en la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, y la Ley de Propiedad Industrial.

En paralelo y mientras obtienen la autorización ambiental, la Secretaría de Energía continúa con las adecuaciones del terreno.

(Con información de Milenio, El Universal y Reforma)

Comentarios