Día histórico: Uruguay arranca venta de marihuana en farmacias

Los casi 5 mil consumidores registrados podrán adquirir un máximo de 40 gramos de yerba al mes, a un precio que equivaldría a unos 23 pesos mexicanos por gramo.

- Publicidad -

La República Oriental del Uruguay escribió este miércoles una nueva página en los libros de historia al encarar el combate al narcotráfico de forma diferente, implementando la legalización de la marihuana que a partir de hoy podrá ser adquirida con completa legalidad por todos los uruguayos y residentes permanentes que se encuentren debidamente registrados.

Hasta el momento sólo 16 establecimientos han aceptado comenzar a vender los pequeños sobres de hasta 40 gramos, que son el resultado principal de una ley votada desde el 2013, con lo cual la legalización entra en su etapa definitiva, representando un enorme éxito para los impulsores de la iniciativa en los que destaca el ex presidente José Mujica.

Sin embargo, esta no se trata de cualquier tipo de marihuana, sino del resultado de un pacto interno y externo (hay que recordar que la ONU sigue condenando a Uruguay por esta ley) que permitirá la venta de un planta que tendrá apenas entre dos y cuatro por ciento de tetrahidrocannabinol (THC), conocida como la sustancia psicoactiva del cannabis.

La marihuana comprada en el mercado ilegal suele tener un porcentaje superior al tres por ciento, lo  que hizo correr el rumor entre la población de que esta planta gubernamental “no pega nada.”

Por si fuera poco, esta mariuhana tendrá variedades y cultivos únicos, lo que impedirá su tráfico a otras naciones pues la droga podrá ser reconocida fácilmente y sus vendedores fácilmente detenidos.

La marihuana legal de Uruguay es cultivada en total secreto en campos vigilados por el Ejercito a donde ni siquiera tiene acceso la prensa, donde luego es transportada mediante altas medidas de seguridad para facilitar la entrega al consumidor final quien debe estar registrado mediante un proceso anónimo que salvaguarda su identidad.

Sin embargo, se considera que la mota uruguaya si tiene cualidades recreativas, y por sus características suaves se puede considerar un producto de uso ocasional, recomendada para quienes no son fumadores asiduos.

Para la comercialización de la planta se consideraron dos tipos de variedades de cannabis: índicas y sativas, las primeras que son más populares en Europa producen mayor relajamiento y un efecto a nivel físico, mientras que las segundas, más populares en América Latina, provocan un mayor energía a nivel cerebral.

Aunque el gobierno aún no ha llegado a acuerdos con las grandes cadenas farmacéuticas del país para que se asegure la distribución nacional de la planta, los propios dueños de estos establecimientos admiten que la marihuana legal es mucho menos peligrosa o psicoactiva que varios de los otros productos que ya comercializan.

Por un envase de cinco gramos de planta se deberán pagar unos 187 pesos, lo que equivale a unos 115 pesos mexicanos, y se podrán adquirir hasta 10 gramos semanales y un máximo de 40 al mes.

Hasta el momento casi cinco mil personas se encuentran registradas en el programa, y sólo se podrá conseguir el producto en caso de ser un residente permanente del país y con esto evitar el turismo cannabico.

Además, la ley permite desde su entrada en vigor en 2013 el cultivo personal de un máximo de seis plantas, haciendo una mención especial a los clubes cannábicos que hasta la fecha no han reportado ningún incidente importante.

Los resultados de los tres primeros años de la entrada en vigor de la legalización de la marihuana en Uruguay han comenzado a asomarse, ya que un estudio publicado por la Facultad de Ciencias Sociales afirmó que la existencia de los distintos clubes y la autorización del auto cultivo (actualmente hay 63 clubes en operación y 6.948 autocultivadores) le restaron un veinte por ciento del mercado a los narcotraficantes.

Mientras el mundo continúa observando, la pequeña nación latinoamericana ha dado esta semana un paso gigante en el combate mundial al narcotráfico.

(Con información de El País)

Comentarios