Deuda millonaria por cancelación del NAIM correrá a cargo de los pasajeros

- Publicidad -

El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) estimó que anualmente, entre 2019 y 2026, la deuda por la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) tendrá un costo de 210.8 millones de dólares equivalentes a 4 mil 24 millones de pesos.

El dinero para pagar dicha deuda, provendrá de la Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA) que se cobra a los pasajeros del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), la cual, con la saturación que hay actualmente, asciende cada año a 500 millones de dólares.

Los recursos se destinarán a pagar a los inversionistas la rentabilidad prometida por los bonos de deuda del fideicomiso MexCAT que fueron emitidos para financiar el NAIM.

El director corporativo de finanzas del GACM, Javier Villazón, explicó que en la Administración de Enrique Peña Nieto fueron emitidos 6 mil millones de dólares de bonos, de los cuales, la Secretaría de Hacienda a cargo de Carlos Urzúa recompró en diciembre 1 mil 800 millones.

No obstante, quedan en el mercado 4 mil 200 millones de dólares por los que se tendrán que pagar rendimientos.

Además, se deberán reservar anualmente 200 millones de dólares (50 millones por cada emisión de bonos) como garantía para los inversionistas y ese recurso también provendrá de la TUA.

Las emisiones tienen distinto año de vencimiento, una deberá liquidarse en 2026 y otra en 2028. Una vez liquidada la de 2026, los rendimientos a pagar bajarán a 181.1 millones dólares anuales.

En el caso de las emisiones de 30 años, con vencimientos en 2046 y 2047, el directivo explicó que sus plazos se reducirán alrededor de 10 años, gracias a que tendrán más recursos tras la liquidación previa de dos emisiones.  

Los especialistas aseguran que pese a todo el gasto que la cancelación del NAIM conllevará, el aeropuerto capitalino no está en riesgo de descuidar su mantenimiento, pues habrá recursos suficientes para ello.

“¿De qué se trata? ¿De resolver el problema de saturación del aeropuerto o dejarlo saturado para seguir cobrando más a costa de los riesgos operativos?”, cuestionó al respecto Fernando Gómez, experto en  aviación.

(Con información de Reforma)

Comentarios