Detectan arraigo de bandas colombianas que delinquen en el Valle de México

Segob y el INM los identifican como usureros, roban, matan y plagian en 24 entidades del país, pero se concentran en el centro de la República.

- Publicidad -

El gobierno federal y la Conferencia Nacional de Gobernadores, ya tienen ubicada a una banda de delincuentes colombianos que opera en Ciudad de México y municipios aledaños del Estado de México con la protección del cártel de Tláhuac y el grupo delincuencial La Unión Tepito.

No obstante, sus actividades se han extendido a otros 22 estados de la República, es decir 75 por ciento del territorio nacional, así como a otros 10 países de América Latina.

La Secretaría de Gobernación brindó un informe junto con el Instituto Nacional de Migración (INM) que indica que la principal actividad de los colombianos es la usura, ofrecen préstamos a negocios con intereses excesivamente altos que están fuera de la ley.

Además, están relacionados con grupos dedicados al tráfico de drogas, extorsión, robo, homicidio y secuestro. Se cree que con la usura lavan dinero.

Son más de mil 800 extranjeros vinculados a esta organización criminal y su expansión por el país prendió las alertas entre las autoridades que buscan frenarlos.

Este informe fue uno de los temas prioritarios en la última reunión de la Comisión de Seguridad de la Conago, ya que además de sus nexos con el crimen organizado este grupo también es protegido por elementos de diversas corporaciones policiacas.

Se presume que el grupo tiene la protección del grupo de narcomenudistas de Tláhuac y opera principalmente en las delegaciones Venustiano Carranza, Tláhuac, Iztapalapa, Xochimilco, Coyoacán, Tlalpan y Milpa Alta.

Mientras que en el Estado de México su zona de control abarca los municipios de Chalco, Chimalhuacán, Nezahualcóyotl y Texcoco.

Según el informe, aunque el líder del cártel de Tláhuac, Felipe de Jesús Pérez Luna, “El Ojos”, fue abatido el pasado 20 de julio en un operativo de la Marina, actualmente continúan protegiendo a los colombianos bajo el mando de Felipe Pérez, El Felipillo, y los ubica como una extensión del cártel de los Beltrán Leyva.

Además, reciben la protección de La Unión para trabajar en las colonias Guerrero, Morelos (Tepito), Peralvillo, Romero Rubio y La Merced, también en la capital del país.

La líder de la estructura de prestamistas colombianos en la ciudad es Ángela Adriana Alzate Ayala, “Angie”, para quien trabajan los grupos delictivos y policiacos.

Desde que se detectó esta actividad en 2015, las autoridades emprendieron el “Operativo Platino” con el que se ha logrado la detención de 147 extranjeros y deportado a 135 prestamistas.

Todos en la Ciudad de México y el Estado de México.

La autoridad detectó que existen células de policías que extorsionan a los extranjeros para no detenerlos.

El INM ubicó una organización liderada por “los hermanos Carmona” que integra a 30 efectivos que protegen a los prestamistas e incluso les ofrecen apoyo para tramitar documentos mexicanos.

Los agentes les entregan claves que deben mostrar en caso  de que sean detenidos a cambio de una cuota semanal.

El informe señala a Gabriel Carmona Dávila como el líder, de quien dependen Miguel Carmona Dávila policía ministerial de Ciudad de México y Felipe Carmona Dávila ex policía judicial mexiquense (hermanos).

Identifican a Alfredo Sambrano Campos como socio de la organización y a Lucio González Pérez como “madrina” de las procuradurías capitalina y mexiquense.

En la estructura trabajan también agentes de Migración en el aeropuerto y en la subdelegación del INM en Talismán, Chiapas, elementos de la Policía Federal, Secretaría de Seguridad Ciudadana del Edomex, de la SSP capitalina y de la Tesorería de la delegación Venustiano Carranza.

El informe señala que Carmona tiene un grupo armado integrado por ex policías federales, estatales y ministeriales. Todos al servicio de Ángela Adriana Alzate “Angie”.

El sistema de préstamos está denominado como “gota a gota” con una tasa de interés de 20 por ciento diario por un plazo de 20 días. Se realiza de manera inmediata a trabajadores o pequeños establecimientos comerciales fijos o semifijos. Los requisitos para poder tener el servicio son: una copia de comprobante de domicilio y de la credencial de elector.

En caso de demora en el pago los cobros se realizan con amenazas, robos o agresiones físicas. Los prestamistas son contratados y traídos desde Colombia a México de manera legal, casi siempre.

Están organizados de modo piramidal, en la parte superior hay un jefe, que se encuentra en Colombia, en el segundo nivel están los supervisores, personas de confianza del jefe. Abajo los prestamistas y empleados, quienes son los encargados de visitar a los clientes tanto para prestar dinero, como para cobrar. En este nivel contratan mexicanos y en el último peldaño están los tarjeteros , quienes están encargados de promover los préstamos.

(Con información de Milenio)

Comentarios