Desobedientes

- Publicidad -

La historia comenzó cuando se aseguró que nadie cobraría más que el presidente. Los organismos autónomos lo hacen y también 12 personas en su gabinete. Quizá todo debería quedar en que el presidente es quien menos gana en el servicio público. Igual luce.

Comentarios