Desinformación, racismo y teorías conspirativas hallan terreno fértil entre hispanos de Florida

19 de octubre de 2020.-Un camino hacia la biblioteca Westchester Regional en Miami, Florida muestra carteles propagandísticos, ya que este recinto fue habilitado para recibir votos anticipados. Foto: Eva Marie UZCATEGUI / AFP
- Publicidad -

A menos de dos semanas de las elecciones en Estados Unidos, las teorías conspirativas, el racismo hacia el movimiento social afroamericano y la desinformación proliferan entre los votantes hispanos de Florida, especialmente vulnerables a narrativas como el temor al fraude electoral debido a sus experiencias en sus países de origen.

Un potencial fraude electoral maquinado por los demócratas, una presunta confabulación de judíos, afroestadounidenses e incluso gays para interferir en las elecciones… son algunas de las historias que se propagan entre muchos electores en Estados Unidos, y entre latinos de Florida en particular.

La influencer Liliana Rodríguez Morillo es un ejemplo. Hija del cantante José Luis “El Puma” Rodríguez y devota de Donald Trump, esta venezolana en Miami reprodujo en su Instagram una fotografía de licencias de conducir falsas, confiscadas a principios de año en Chicago.

“Todas registradas para votar demócrata!”, escribió a sus 485.000 seguidores. “Abrá [sic] fraude el 3 de noviembre? O nos hacemos los tontos? A votar en persona!”.

Verificadores de hechos, PolitiFact entre ellos, desmintieron la aseveración de que las cerca de 20.000 licencias de conducir -que sí fueron confiscadas- se vincularan a los demócratas.

Lizette Escobedo, directora de compromiso cívico de NALEO Educational Fund, una ONG no partidista que promueve la participación política de los latinos, dice que la desconfianza del sistema electoral es común entre los hispanos de Florida de ambas tendencias.

El problema, explica, “es que la mayoría de los latinos en realidad no confían en el proceso electoral. Tienen miedo de que sus votos no sean contados”.

Su organización busca contrarrestar esta percepción a nivel nacional con mensajes educativos en línea.

“Y, en esta elección, Florida es nuestro mayor presupuesto digital”, dijo Escobedo a la AFP.

El mes pasado, los representantes Debbie Mucarsel-Powell y Joaquín Castro pidieron al FBI que investigue el aumento de la desinformación dirigida a los latinos del sur de Florida y que “considere los esfuerzos de actores extranjeros” en este sentido.

Buena parte de estas teorías conspirativas favorecen al presidente Trump, quien está cabeza a cabeza en la carrera con el demócrata Joe Biden en Florida, un estado crucial en las elecciones que acaban el 3 de noviembre.

Los hispanos de Florida componen 17% de un electorado de 14 millones de votantes dominado por el exilio cubano.

– Racismo y antisemitismo –

Escobedo afirma que los latinos son particularmente vulnerables a desinformaciones de esta clase porque definen su postura respecto del sistema político estadounidense, “basándose en los sistemas políticos que tienen en su país de origen”.

Y Latinoamérica tiene una larga historia de gobiernos autoritarios tanto de derecha como de izquierda, muchas veces sostenidos con elecciones señaladas como fraudulentas.

Pero esto es la punta del iceberg. La desinformación también tiene como blanco a los Biden, a la comunidad judía y a los afroestadounidenses.

Recientemente, según la radio pública WLRN, la locutora venezolana Carinés Moncada, de la Actualidad Radio de Miami, asoció el movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) con la brujería.

“BLM practica ‘lo negro’ y quiere quemar tu propiedad y matar oficiales”, dijo, según WRLN, que publica un fragmento del audio. “Y Biden apoya esa violación y esa anarquía”.

En su Facebook, Moncada republica y traduce un texto de News Punch, un medio conocido por sus teorías conspirativas, según el cual la fundadora de BLM practica la brujería a partir de una entrevista donde la activista Patrisse Cullors dijo que el suyo era un movimiento espiritual.

“Este tipo de barbarismos se dicen constantemente”, dijo el periodista Roberto Tejera, de la misma radio, al diario local Sun Sentinel. “Es el pan de cada día de la radio en español”.

En otro episodio en septiembre, el diario local El Nuevo Herald, la versión en español del Miami Herald, debió sacar de circulación un semanario inserto dirigido a los cubanos de Florida luego de que un lector protestara por su contenido antisemita y racista.

Un columnista cubano había escrito en el semanario Libre que las protestas policiales eran una “putería racial” y que los judíos estadounidenses eran “cobardes” por apoyar el movimiento afroestadounidense.

Otro columnista, también cubano, hablaba de los homosexuales en términos despectivos y denunciaba un supuesto “lobby gay” respaldado por el comunismo internacional.

La Radio Caracol 1260 de Miami también tuvo que disculparse en agosto luego de que la senadora estatal Annette Tadeo llamara la atención en Twitter sobre un segmento pagado en el que el locutor había vaticinado “una dictadura de judíos y negros” si Biden ganaba la presidencia.

“Ese mensaje asqueroso, dicho por simpatizantes de Trump, salió hoy en @Caracol1260 de Miami”, acusó Taddeo.

Y añadió: “Todos -más allá de partidos- tenemos la obligación de repudiar y condenar este discurso pro-Nazi y racista”.

(AFP)

Comentarios