Designa SCT nuevo delegado en Morelos

Cubren el puesto del señalado como responsable del socavón en el Paso Exprés... El nuevo, también ¡es un personaje polémico!

- Publicidad -

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) designó a Héctor Armando Castañeda Molina como nuevo director del Centro SCT Morelos, informó la dependencia gubernamental a través de un comunicado.

Castañeda entra en sustitución de José Luis Alarcón, quien fue retirado del cargo al ser el único, hasta el momento, al que se le ha imputado algún tipo de responsabilidad por el origen del socavón en el Paso Exprés de Cuernavaca en el que perdieron la vida un padre y su hijo la semana pasada, al caer por el agujero mientras circulaban en automóvil por el nuevo tramo carretero.

La SCT detalla en su comunicado que el nuevo delegado en Morelos es egresado de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México y realizó una Maestría en Administración de la Construcción en el Instituto Tecnológico de la Construcción de Hermosillo; y el diplomado en Proyecto, Construcción y Conservación de Carreteras, en la UNAM.

Fungió además como director general del Centro SCT Oaxaca., además de ocupar las Direcciones Generales Adjuntas de Supervisión Física de Autopistas, la Dirección General de Desarrollo Carretero; y de Construcción y Modernización, y la Dirección General de Carreteras de la Secretaría.

Sin embargo, el nuevo director tiene cola que le pisen, ya que, según publicó el diario Reforma esta misma semana, el funcionario de la SCT, Alejandro Fernández Campillo fue denunciado por constructores oaxaqueños recientemente, por cancelar una licitación pública en 2016 que comprendía nueve obras y ascendía a los 48.4 millones de pesos para entregarlas a empresas ligadas a él y al propio Héctor Armando Castañeda, cuando éste se desempeñaba como delegado de Comunicaciones y Transportes en la entidad.

Vale la pena acotar que los trapos que ya salieron al sol son los de Fernández Campillo, no sólo por los socavones sino por toda una serie de anomalías y escándalos de corrupción durante su trayectoria en el sector público, que incluye sea de paso, 12 años al servicio nada más y nada menos que de Alfredo del Mazo, en su última etapa como director de Desarrollo Urbano en Huixquilucan de 2010 a 2012, donde fue acusado de autorizar un sinnúmero de  desarrollos habitacionales sin cumplir las normas urbanas y ya entrados en gastos, los vecinos de Tecamachalco e Interlomas, demandaron su renuncia por carecer de cédula profesional.

(Con información de Reforma)

Comentarios