Desechan amparo interpuesto por el Delegado en Tláhuac

La ALDF tiene la capacidad de revocar su mandato si evalúa que el Jefe de la demarcación ha incurrido en faltas graves, según lo marca la ley. Él, por supuesto, puede impugnar.

- Publicidad -

Un juez federal desechó el amparo promovido por el Jefe Delegacional de Tláhuac, Rigoberto Salgado, para frenar el proceso que la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México inició para removerlo del cargo.

El pasado 17 de agosto, el morenista buscó el recurso legal, que fue considerado por Jorge Arredondo Gallegos, juez Noveno de Distrito en Materia Administrativa, notoriamente improcedente.

El juzgador se negó admitir a trámite la demanda promovida Salgado, quien alegaba que el procedimiento de remoción no le había sido notificado formalmente.

Coincidió que ese día, la ALDF informó que ya estaba por emplazar a Salgado para que se defendiera.

El juez argumenta que, de acuerdo al Artículo 61 de la Ley de Amparo, la remoción es una facultad soberana de la Asamblea Legislativa, en la que no puede intervenir el Poder Judicial, y legalmente también blinda otros procedimientos de este tipo, como el desafuero y el juicio político.

Además, la Asamblea no viola las garantías del Delegado, toda vez que tiene a su disposición el recurso de poder defenderse de las acusaciones en su contra; en este caso, el vínculo a la organización criminal encabezada por Felipe de Jesús Pérez, El Ojos, presunto líder del Cártel de Tláhuac, abatido por fuerzas federales en esa zona de la capital.

“Se desprende que el juicio de amparo es improcedente contra resoluciones del Congreso Federal o de las Cámaras que lo constituyen, de las Legislaturas de los Estados o de sus respectivas comisiones o diputaciones permanentes, en elección, suspensión o remoción de funcionarios, en los casos en que las Constituciones correspondientes les confieran la facultad de resolver soberana o discrecionalmente”, afirmó el juez.

El Estatuto de Gobierno del Distrito Federal, que aún está vigente, faculta a la ALDF para remover a jefes delegacionales por causas graves.

La ALDF calificará la gravedad de la falta y resolverá en definitiva sobre la remoción, por el voto de las dos terceras partes de los miembros integrantes de la Legislatura.

No obstante, Salgado Vázquez puede impugnar el desechamiento de su amparo mediante una queja ante un tribunal colegiado de circuito, que tomaría algunas semanas para resolver, por lo que es probable que para entonces la ALDF ya haya determinado si lo remueve o no.

Otro recurso que puede utilizar, es la promoción ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de una controversia constitucional, como lo hizo en 2016 el Alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, quien con ese recurso ha mantenido congelado el procedimiento de remoción que le inició el Congreso de Morelos.

Comentarios