Desatienden en Guerrero a damnificados por huracán Max

Todos los ojos están puestos en los damnificados por el terremoto del pasado 07 de septiembre, pero en los últimos días los fenómenos naturales también han azotado a otras regiones del país, como el huracán Max en Guerrero, que a su pasó dejó una estela de desastres. Los costeños alzan la mano para que los tomen en cuenta.

- Publicidad -

El huracán Max dejó grandes daños en Guerrero, donde aún no ha llegado ayuda gubernamental.

Han pasado cinco días del paso del huracán “Max” por esa entidad, donde dejó graves daños materiales a su paso por municipios principalmente de la región Costa Chica.

La ciudadanía exigió apoyo a las autoridades.

“Desafortunadamente no hemos visto el apoyo de las autoridades porque los daños son muy severos. Hay una situación de desastre y ojalá pudieran atender las necesidades de la gente que tuvieron inundaciones en sus casas”, dijo en entrevista con Reforma, el ex Rector interino de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), Alberto Salgado, quien reside en Cruz Grande, cabecera del Municipio de Florencio Villarreal.

El ex Rector aseguró que, a aunque ya pasaron varios días de que “Max”  pegara en la región de Costa Chica, muchos pueblos siguen incomunicados debido a que las carreteras quedaron cortadas y algunos puentes se cayeron.

“La situación todavía sigue siendo crítica porque hay muchas viviendas anegadas, además de que esto podría provocar un problema de salud si no envían brigadas médicas para prevenir enfermedades como el dengue”, alertó Salgado.

En opinión del ex Rector de la UAG, las autoridades fueron rebasadas pues no tienen la capacidad para dar una respuesta a las familias que resultaron damnificadas por el huracán “Max”.

El Alcalde de San Luis Acatlán, Javier Vázquez, afirmó que lo que más afectó a su Municipio fue la agricultura y los caminos.

Hasta el pasado sábado, Vázquez ya tenía contabilizadas 288 casas afectadas y más de mil hectáreas de sembradíos de maíz siniestradas.

El Gobernador de Guerrero Héctor Astudillo se reunió con los 16 alcaldes de la región en donde dio a conocer que las afectaciones que provocó “Max” a la agricultura fueron de alrededor de 30 mil hectáreas de siembras de maíz, ajonjolí y plátano, además de que 3 mil casas resultaron inundadas.

El Gobernador ya firmó la declaratoria de desastre natural para los municipios afectados por el huracán para que de esa manera el Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden) realice las evaluaciones y la liberación de los recursos de apoyo a las familias afectadas.

(Con información de Reforma)

Comentarios