Derecha radical intenta ver la pandemia como una “oportunidad” para atraer nuevos militantes, según un estudio alemán

14 de noviembre de 2020.-Marcha de personas del movimiento antivacunas en Liverpool, Inglaterra. Foto: Oli SCARFF / AFP
- Publicidad -

La derecha radical en Europa y en Estados Unidos ve la pandemia como una “oportunidad” que debe aprovecharse para atraer a nuevos militantes, procedentes de los movimientos antivacunas y conspiracionistas, previene este viernes un estudio encargado por el gobierno alemán.

El estudio, solicitado por el gobierno de Angela Merkel, que preside hasta finales de año el consejo de la Unión Europea, fue llevado a cabo en Alemania, Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos, Suecia y Finlandia por el Counter Extremism Project, un grupo de reflexión internacional que reúne a expertos y antiguos diplomáticos.

Describe la emergencia en estos países de una nueva derecha radical “sin líder, transnacional, apocalíptica y orientada hacia la violencia”, desde 2014, en torno a temas como una supuesta “gran sustitución” de las poblaciones europeas por inmigrantes de otros continentes.

Estos extremistas reaccionan a esta amenaza sobre la “raza blanca” coordinándose cada vez más entre sí y con militantes rusos y de Europa del Este. Se financian mediante la organización de conciertos identitarios y torneos de artes marciales, detalla el estudio.

Los expertos estiman que los ingresos de los festivales de identidad en Alemania ascienden a casi dos millones de euros al año (2,37 millones de dólares).

El estudio explica además que la pandemia de covid-19 constituye para este movimiento una “oportunidad”, que pretende aprovechar intensificando sus “esfuerzos de movilización en torno a los mitos de conspiración” y contra las restricciones, descritas como el establecimiento de un “estado policial”.

La derecha radical también contaría con la epidemia para obtener nuevos militantes entre los que se oponen a las vacunas.

“Los cambios provocados por la pandemia refuerzan la influencia de todos aquellos que, incluso antes de la aparición del virus, se consideraban contrarios a la corriente dominante”, resume el estudio, señalando el importante aumento de los intercambios en línea en los foros extremistas, especialmente en períodos de confinamiento.

(AFP)

Comentarios