- Publicidad -

La Diputada panista Brenda Velázquez Valdez, presidenta de la Comisión de Seguimiento a las Agresiones a Periodistas y Medios de Comunicación en la Cámara de Diputados, presentó una denuncia ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en contra del Estado mexicano por los hechos violentos registrados en contra de la libertad de expresión.

La denuncia responsabiliza a diversos funcionarios por la omisión en su actuación para evitar agresiones a periodistas, además de propiciar impunidad en los casos de homicidios y desapariciones.

La legisladora también pidió a la ONU que intervenga en el caso de la desaparición del periodista Salvador Adame Pardo, desaparecido desde el 18 de mayo, en el municipio de Múgica, Michoacán y del que hasta hoy se desconoce su paradero.

Velázquez hace responsable al Estado mexicano por no atender y actuar en los casos  de agresiones a periodistas para detenerlas y evitarlas.

Argumenta que también es responsabilidad del Estado mexicano la impunidad que impera en los casos de homicidios y desapariciones de comunicadores en el país.

“Acudiremos a todos los recursos que estén a nuestro alcance para ayudar a garantizar el derecho a la libre expresión y la vida, seguridad e integridad de los periodistas en México”, señala Velázquez en un comunicado.

De manera particular, refiere al titular del Ejecutivo federal, Enrique Peña Nieto como el responsable de las agresiones a los periodistas, bajo el argumento de que viola los artículos 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, 1,6 y 7 de la Constitución Política de los Estados  Unidos Mexicanos, 70 de la Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y 24 de la Ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

Incluye a los titulares de PGR, Raúl Cervantes; Miguel Ángel Osorio Chong, de Gobernación; y a Ricardo Sánchez, de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) como corresponsables de las violaciones.

En lo que va del año, se han registrado siete asesinatos de comunicadores en México, por lo que las autoridades se comprometieron a reforzar las medidas de seguridad y protección del gremio.

No obstante, para este año no hay presupuesto para atender la problemática y a las palabras ¡se las lleva el viento!

Comentarios