Denuncian corrupción en programa de mejoramiento de planteles escolares

13 de septiembre de 2010.-Remodelación de una escuela en Guanajuato. (Imagen de archivo)
- Publicidad -

En Guanajuato, padres de familia de escuelas ubicadas en ocho de los municipios más pobres de la entidad denunciaron que son presionados para entregar las obras del programa La escuela es nuestra” (LEEN) a contratistas a modo.

De acuerdo con el diario Reforma, el supervisor escolar de la Secretaría de Educación de Guanajuato, Roberto Durán Grajales, explicó que han recibido denuncias señalando a Servidores de la Nación que los presionan para decidir sobre las obras, quién debe realizarlas y entregarles el dinero.

En particular, los padres acusan a la subdelegada de la Secretaría de Bienestar, Arisbeth García Monjarás, como operadora de estas presiones.

Advierten que a los padres que van a cobrar los esperan en el banco, esperan que retiren los recursos y de ahí los llevan directamente con el constructor.

Hasta el momento, al menos 201 escuelas de los municipios de Atarjea, Doctor Mora, San José Iturbide, San Luis de la Paz, Santa Catarina, Tierra Blanca, Victoria y Xichú ya recibieron el apoyo escolar, y unas 83 entregaron el dinero a los contratistas enviados por la subdelegada.

Entre los contratistas beneficiados se encuentra, Efraín Calixto López, hermano de la Servidora de la Nación, Delia Calixto López, quien recibió contratos de 40 de las 51 escuelas beneficiadas de Xichú, considerado el municipio más pobre de Guanajuato.

En un sólo día la subdelegada se llevó a 11 madres de familia a que retiraran cada una 150 mil pesos hasta completarle un millón 650 mil pesos”, acusó el presidente estatal del PAN, Román Cifuentes.

Tras la entrega del dinero, sostuvo, ninguna obra o proyecto ha sido ejecutado.

Al respecto, el Presidente Andrés Manuel López Obrador hizo un llamado a los padres a que no se dejen y denuncien, pues el único intermediario es el banco y ellos deben decidir qué hacer para mejorar los planteles de sus hijos.

“Yo les diré a los padres de familia que no se dejen, que no lo permitan, que denuncien y que el dinero de ‘La escuela es nuestra’ va directo a madres y padres de familia, a la sociedad de padres de familia para que en la asamblea de padres de familia decidan qué hacer con ese dinero y que no permitan que se les imponga nada.

Porque el programa se creó precisamente para que no haya intermediarios, porque todo lo que era la construcción de aulas, mantenimiento de escuelas, llegaba muy poco o no llegaba nada. Ahora desde la tesorería se envía el dinero y el único intermediario es un banco donde tiene que ir a buscar lo que les corresponde”, señaló esta mañana el Mandatario en conferencia de prensa desde Palacio Nacional.

No obstante, según las denuncias ventiladas, los padres que se han resistido han recibido amenazas e incluso la sucursal bancaria les ha negado los recursos, argumentando que los Servidores de la Nación les advierten que no lo hagan.

El programa LEEN de la SEP consiste en entregar a los padres de familia entre 150 mil y 500 mil pesos de cada escuela beneficiada.

Cada grupo de padres de familia define las obras para su plantel y tiene la libertad de contratar albañiles, a las empresas que decidan o participar ellos mismos con la mano de obra.

Lo anterior, para evitar la corrupción que, según la actual Administración radicaba en el traslado de los recursos para mejorar los planteles.

Los recursos, aseguran, la mayoría de las veces nunca llegaban.

(Con información de Reforma)

Comentarios