Demócratas ganan Cámara Baja pero Trump sigue con gran fuerza

Al estar en control los presupuestos, los demócratas seguramente no asignarán recursos para el muro de Trump

Foto: Jim WATSON / AFP
- Publicidad -

El resultado del referéndum al presidente Donald Trump quedó entre azul y buenas noches, pues las elecciones de medio mandato dejaron un Congreso dividido.

Los demócratas recuperaron la Cámara de Representantes, pero los republicanos ampliaron su ventaja en el Senado.

Si bien pierde 30 asientos en la Cámara Baja, está dentro de la medida de curules sin las que habitualmente se queda un mandatario en sus primeras elecciones de medio término, incluso el daño fue menor que el que sufrieron Barack Obama en 2010 o Bill Clinton en 1994.

La esperada Ola Azul solo quedó en una brisa, pero a pesar de ello consiguió quitarle a Trump el poder absoluto.

Los demócratas, con la veterana Nancy Pelosi a la cabeza, prometen ser una verdadera piedra en el zapato del mandatario republicano.

Por lo pronto hay algunas cosas que cambiarán con la Cámara Baja con el control demócrata:

Las iniciativas de la Casa Blanca no solo deberán superar el escrutinio del poder judicial, que desde 2017 ha sido el principal órgano de control sobre Trump, sino que ahora se toparán con la mayoría azul en la Camara de Representantes.

Así que ya no podrá aprobar en solitario las iniciativas legislativas como sucedió con los recortes a los impuestos en 2017.

Los demócratas tendrá grandes facultades de supervisión sobre el poder ejecutivo, ahora, con su mayoría podrán designar a sus legisladores al frente de comisiones parlamentarias, incluyendo al Comité de Inteligencia de la Cámara Baja, que bajo el mando republicano llevaron a cabo la “investigación” de la posible interferencia rusa en la campaña presidencial de 2016.

Ahora, las pesquisas se podrán reanudar; así como poner lupa en los negocios de la familia Trump, donde ahora podrían solicitar copias de sus declaraciones de impuestos.

Con el Partido Republicano al frente del Senado y los demócratas controlando la Cámara Baja, es poco probable que el Congreso apruebe leyes significativas.

En ese marco, es previsible que Trump acuda al uso frecuente de emitir órdenes ejecutivas para gobernar, aprovechando la discrecionalidad que le otorgan las leyes.

El empate de cámaras no necesariamente puede derivar en un bloqueo legislativo, pues existe la posibilidad de que ambos partidos se vean obligados a negociar para sacar adelante sus respectivas iniciativas.

Las pocas opciones que tenían los demócratas para quedarse con la Cámara Alta desaparecieron con la derrota de la gran esperanza que representaba para el partido Beto O’Rourke en Texas, que a pesar de la movilización y recaudación histórica no pudo vencer al republicano Ted Cruz.

En cuanto a las contiendas para gobernador, donde había 36 en juego, los demócratas lograron grandes victorias en Nuevo México, Michigan, Illinois y Kansas, pero fueron opacadas por las derrotas en Florida y Ohio.

(Con información de El Universal y BBC Mundo)

Comentarios