Cuba quema neumáticos usados para producir energía ante la falta de combustible

Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba. (Imagen de archivo)
- Publicidad -

El gobierno cubano encargó a una empresa la quema de miles de neumáticos usados para producir energía, en momentos en que la isla enfrenta escasez de combustible debido a las sanciones de Washington.

La compañía Cementos Cienfuegos S.A, ubicada en el centro del país, recibirá cada vez más neumáticos en las próximas semanas, por orden del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, informó el diario oficial Granma.

Desde septiembre la isla ha enfrentado una escasez de combustible a causa de las sanciones que la administración estadounidense de Donald Trump está aplicando contra los barcos que transportan el petróleo a la isla desde Venezuela, su principal proveedor de crudo.

Washington pretende así forzar a La Habana a renunciar al apoyo que brinda al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela.

Las sanciones estadounidenses obligaron al gobierno cubano a adoptar medidas de ahorro, como la disminución de la frecuencia de los viajes de autobuses y trenes y la reducción de la jornada laboral en el sector público, así como a priorizar el uso de la tracción animal en la agricultura y en el transporte de mercancías.

Según uno de sus responsables, la empresa quema actualmente entre 130 y 150 neumáticos al día, y el objetivo es llegar a 400, con lo que espera reducir en un 5% su consumo de petróleo. La planta prevé importar este año 100.000 toneladas de crudo.

En tanto, en el otro lado del mundo las preocupaciones por la generación de energía son diametralmente opuestas, pues este lunes la asociación WindEurope, informó que la energía eólica produjo el 15% de la electricidad consumida en Europa en 2019, año en el que se instalaron generadores adicionales con una capacidad de 15 gigawatts (GW), pero advirtió no obstante que el progreso, es insuficiente para cumplir con el “pacto verde” europeo.

El continente cuenta ya con 205 GW de capacidad eólica, con la puesta en marcha el año pasado de 15,4 GW (de los que 3,6 GW en las plataformas levantadas frente a la costa, un récord en términos de instalaciones).

Parque eólico en, Apulia, Italia

En 2019, esta energía cubrió el 15% de la demanda de electricidad en la UE de los 28 (tras haber cubierto el 14% en 2018 y el 11,6% en 2017, con fuertes disparidades entre países).

El Reino Unido lideró este impulso, con 2,4 GW instalados (en tierra y en mar), seguido de España (2,3 GW terrestres, un salto inédito desde 2009).

Les siguen Alemania (2,2 GW en mar y en tierra), Suecia y Francia (1,6 y 1,3 GW respectivamente, únicamente terrestres).

Alemania, que fue durante mucho tiempo el motor del continente, está en declive: su nivel de nuevas conexiones a parques eólicos terrestres fue el más bajo desde 2000 (1,1 GW), subrayó WindEurope.

Alemania “anunció muy pocas inversiones nuevas, e indicó que el año siguiente no será mucho mejor”, señaló la asociación.

En total, hubo un 27% más de instalaciones nuevas respecto a 2018, la segunda mejor marca registrada. Pero, ese ritmo “debería duplicarse para poder alcanzar los objetivos” del “pacto verde” de la Comisión Europea y la neutralidad del carbono en 2050, advirtió WindEurope.

“Europa no construye suficientes parques eólicos”, declaró su presidente, Giles Dickson. La expansión de esta energía “requiere un nuevo enfoque, en términos de planificación y de concesiones, pero también de inversiones continuadas en las redes. Le corresponde a la UE asegurarse de que sean ambiciosas y concretas”, añadió Dickson.

(AFP)

Comentarios