Cuatitud valiente

- Publicidad -

No es la primera vez ni será la última, porque la ayudantía presidencial se ha vuelto un semillero de prometedoras carreras y sonadas decepciones. Ahora son dos los elementos que llegan directamente y sin escalas al SAT.

Comentarios