Cuando el futbol se convierte a la tecnología “blockchain”

- Publicidad -

Entradas infalsificables, consultas a los fanáticos y quizás en el futuro el pago a jugadores. La tecnología “blockchain”, en la que se basan el bitcoin y otras criptomonedas, da sus primeros pasos en el futbol.

Considerado por algunos como una revolución tan importante como internet, la “blockchain”, o cadena de bloques, que se apoya sobre una criptomoneda o un “token”, permite crear grandes registros virtuales donde los miembros de una comunidad pueden registrar de manera infalsificable sus transacciones.

Y el fútbol empieza, al igual que muchos sectores, a beneficiarse de los avances de esta tecnología.

“La ‘blockchain’ tiene el poder para ser la infraestructura sobre la que funcione el deporte. Así como los teléfonos móviles y las aplicaciones son hoy una expresión más amplia de internet”, indicó a la AFP Michael Broughton, de la compañía de inversión especializada en el deporte Sports Investment Partners.

Después de que lo hiciera el Paris Saint-Germain hace dos semanas, la Juventus de Turín, que reclutó este verano a la estrella planetaria Cristiano Ronaldo, anunció el lunes que se alió con “Socios.com”, una plataforma con sede en Malta que usa la tecnología de cadena de bloques.

Los seguidores del equipo podrán comprar allí “tokens” que les otorgarán derecho a voto en sondeos en línea del club o acceso a contenidos exclusivos o premios.

El londinense Arsenal anunció en enero su primer acuerdo con una sociedad del mundo de la “blockchain”, CashBet, que desarrolló una criptomoneda que permite apostar en partidos.

Otra aplicación concreta: la venta de entradas. La UEFA utilizó una aplicación con esta tecnología, que evita la falsificación, para vender el 100% de sus entradas al público de la pasada Supercopa de Europa en Tallin, Estonia.

Esta tecnología “podría también ser muy interesante para numerosos equipos a fin de acceder a plataformas (…) que les permitan vender a nivel mundial” sus productos derivados, señaló Olivier Jarosz, de la Asociación de Clubes Europeos, el lunes durante la World Football Summit en Madrid.

Señal del atractivo de la “blockchain” para el futbol, Lionel Messi se convirtió en embajador de la empresa emergente israelí Sirin Labs, que desarrolló un teléfono inteligente usando esta tecnología.

La exestrella del futbol inglés Michael Owen invirtió en la plataforma hongkonesa Global Crypto Offering Exchange (GCOX), que permite a las celebridades crear sus propios “tokens” para que sus seguidores puedan comprar productos o acceder a contenidos exclusivos.

Los promotores de la “blockchain” piensan que un día los salarios o los traspasos de jugadores podrán ser pagados en bitcoins.

Los ejemplos son aún escasos, pero el club Gibraltar United de Gibraltar, perteneciente al fondo Heritage Sports Holding, permitió recientemente que sus jugadores reciban su pago en criptomonedas, mientras que el Harunustaspor, un pequeño equipo turco, generó noticias a principios de año cuando afirmó haber realizado el primer traspaso por varios centenares de euros pagados en bitcoins.

“Esto puede traer transparencia a todo el mundo del futbol”, estimó Pablo Dana, responsable de Heritage Sports Holding, que compró este verano el 25% de Rimini, club italiano de tercera división, en criptomonedas.

Esto podría también beneficiar al mercado de traspasos. “Tener jugadores identificados y registrados en la ‘blockchain’ puede otorgar mayor transparencia a los sistemas de traspaso y la propiedad” de los jugadores, según Michael Broughton.

Para Olivier Jarosz, los datos intercambiados en el marco de la blockchain, y de la tecnología del “big data” asociada, podrían servir para descubrir a las estrellas de futuro.

“Se podría tratar de conseguir en la base de datos a los mejores potenciales sin tener que enviar a 200 visores”, estimó.

Pero más allá de todas las innovaciones, Sam Jones de la sociedad de inversión London Football Exchange advierte de riesgos.

“Hay numerosos jugadores, exjugadores, equipos y ligas que tienen actualmente una oferta en este campo y pienso que el 90% de ellos no estará allí en dos años. La ‘blockchain’ es una tecnología innegable, pero no podemos asegurarnos contra algunas monedas basadas en esta tecnología (…). Ellas se basan solo en la esperanza (de su éxito) y la esperanza es el ingrediente clave de una burbuja”, afirmó Jones.

Comentarios