Corte constitucional prohíbe castigos corporales de padres a hijos en Sudáfrica

Tribunal Constitucional de Sudáfrica. (imagen de archivo) Foto: felix dlangamandla / POOL / AFP
- Publicidad -

El Tribunal Constitucional de Sudáfrica prohibió este miércoles a los padres azotar u otros castigos corporales “razonables” contra sus hijos en la intimidad de su hogar, por considerar que estas prácticas violan sus derechos.

La más alta jurisdicción del país confirmó una sentencia dictada en 2017 por un tribunal, que había condenado a un padre de familia por haber golpeado a su hijo, de 13 años, que miraba una película pornográfica.

Una asociación había apelado la sentencia alegando que los padres tenían derecho a educar a sus hijos según sus convicciones religiosas y a utilizar castigos “moderados y razonables”.

“La vulnerabilidad de los niños, su derecho a la dignidad y a la protección de sus intereses, así como la existencia de medios menos restrictivos para garantizar la disciplina, hacen que los castigos moderados y razonables sean inconstitucionales”, han decidido por unanimidad los nueve jueces del alto tribunal.

Este ya había prohibido los castigos corporales en las prisiones en 1995, y en las escuelas en 2000.

También en julio pasado, el Parlamento francés adoptó una ley que prohibe a los padres infligir castigos corporales a sus hijos, una práctica que, aunque condenada por la ONU, sigue gozando de un amplio apoyo en Francia.

Suecia fue el primer país europeo en adoptar esta ley en 1979, seguido por Finlandia (1983) y Noruega (1987).

Según la Fundación para la Infancia, el 85% de los padres franceses recurren a castigos corporales con fines “educativos”.

Los partidarios de la ley argumentan, basándose en estudios, que estas prácticas, entre las cuales figuran las cachetadas o nalgadas, tienen consecuencias en la salud física y mental de los niños.

“No se debe educar a través del miedo”, declaró la ministra de Salud, Agnès Buzyn, quien estimó que los castigos corporales tienen “consecuencias desastrosas en el desarrollo de los niños”.

(AFP)

Comentarios