Cooperación antidrogas entre México y EEUU se ha desmoronado: DEA

Funcionario entrevistado en NPR news considera que Andrés Manuel López Obrador ha mostrado su escepticismo por los resultados del viejo modelo que perseguía a los capos del narcotráfico

15 de agosto de 2018.-Chicago, Illinois -El director regional para Norte y Centroamérica de la DEA, Matthew Donahue al dar a conocer la creación de un equipo conjunto entre EEUU y México para combatir el tráfico de drogas. Foto: Scott Olson/Getty Images/AFP
- Publicidad -

El trabajo conjunto entre agencias de procuración de justicia de Estados Unidos y las mexicanas en su lucha contra las operaciones de los cárteles del narcotráfico en México ha sido interrumpida, advierte un importante miembro de la Agencia Antidrogas (DEA).

En una entrevista radiofónica, Matthew Donahue, subjefe de operaciones de la Agencia Antidrogas, afirmó que “estamos dispuestos a compartir (inteligencia) con nuestras contrapartes en México, pero ellos están muy asustados de involucrarse siquiera con nosotros por las repercusiones (que pudieran sufrir de parte) de su gobierno si los atrapan trabajando con la DEA”.

La caída de esta cooperación, explicó NPR, la estación de radio que entrevistó a Donahue, para un reportaje, coincide con el incremento de la actividad de los cárteles mexicanos, que producen enormes cantidades de fentanilo y metanfetaminas cuyo destino final es Estados Unidos.

El funcionario describió la situación como “una amenaza a la seguridad nacional”, debido a que los cárteles y organizaciones criminales operan en México con impunidad. “No temen a la ley… ni al Ejército en estos momentos”.

La crisis se desató con la detención, en octubre pasado, en California, de Salvador Cienfuegos, secretario de la Defensa del sexenio anterior, señalado por las autoridades estadounidenses de trabajar para el cártel H-2, que es parte de la organización de los Beltrán Leyva.

México presionó y logró que Cienfuegos fuera liberado sin cargos y enviado de regreso al país, pero incluso así, el gobierno mexicano reviró aprobando una reforma a la ley de seguridad nacional que restringe la cooperación con la DEA y la actuación de agentes extranjeros en el territorio nacional.

“Las operaciones se han paralizado, básicamente”, dijo Falko Ernst, analista del Internacional Crisis Group, citado por NPR. “Lo que Estados Unidos había construido en términos de buenas relaciones con partes del Estado mexicano ha desaparecido”.

El rompimiento, señala NPR, llega cuando Joe Biden lidia con una crisis migrante en la frontera y una emergencia que provoca la muerte de 240 norteamericanos por sobredosis de drogas, cada día.

Sin embargo, Cecilia Farfán-Méndez, experta en cooperación de seguridad en la Universidad de California en San Diego, asegura que restaurar la confianza y la cooperación entre ambos países no será fácil, sobre todo de cara a las elecciones que se realizarán en México.

(Con información de El Universal)

Comentarios