El Congreso ya dejó todo botado

El Senado dejó pendientes mil 548 iniciativas

- Publicidad -

La Legislatura 63 terminó su periodo ordinario de sesiones sin importarles si incumplían mandatos legales y ciudadanos.

Por ejemplo, dejaron acéfalas las fiscalías del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) y la minuta que fue aprobada en Cámara de Diputados para eliminar el fuero fue enviada a la congeladora.

Una de las omisiones más graves que el Senado no atendió fue la designación del fiscal General de la República y del fiscal Anticorrupción con todo y los 18 magistrados anticorrupción propuestos por el Ejecutivo.

Si los legisladores no escucharon los mandatos legales, menos lo harían con la demanda de la sociedad civil que pedía una reforma al Artículo 102 constitucional para crear una Fiscalía autónoma e independiente.

En cuanto al fuero, tampoco importó el teatro de campaña con el que los diputados aceleraron su aprobación, previo al primer debate presidencial, donde el PRI y sus satélites trataron de hacerla pasar como la “Ley Meade”, pues al llegar al Senado, una vez pasado el debate, se guardó para otra ocasión.

A pesar de ello, Emilio Gamboa, coordinador de los senadores priistas, dijo que los temas relacionados con el SNA y el fuero aún no están muertos.

“Tenemos tiempo. Nosotros nos vamos el 31 de agosto del Senado de la República”, aseguró Gamboa, y haciéndonos recordar su clásico “va pa’ atrás” considera que el fuero se tratará después de las elecciones.

El pretexto para no aprobar la efímera “Ley Meade” es que llegó de la Cámara baja con muchas deficiencias, caso muy triste, pues hasta el candidato tricolor presumió que sería el primer presidente sin fuero.

Por su parte, Macedonio Tamez, coordinador de Movimiento Ciudadano en San Lázaro aseguró que la actual Legislatura le quedó a deber a los mexicanos, tanto en la calidad como en la cantidad de leyes.

Y calculó que en la Cámara de Diputados hubo unas 6 mil iniciativas, la mayoría intrascendentes, y el 61 por ciento de ellas ni siquiera fueron dictaminadas.

Lamenta que “se perdieron días y días en discutir y procesar iniciativas que yo llamaría estúpidas, como agregar la palabra ‘sustentable’, ‘incluyente’, ‘especial’ o para celebrar efemérides”.

A pesar de todo, Gamboa organizó un banquete con tostadas de venado en su casa de Bosques de la Lomas a la que por supuesto, acudió Enrique Peña y la bancada priista en el Senado.

De tal forma, la casta política cuando trabaja lo presume a los cuatro vientos, mientras sea conveniente y no afecte a alguno de sus privilegiados miembros, de lo contrario aplican el manual no escrito: “Se turnará a la siguiente legislatura”.

(Con información de Reforma)

Comentarios