Congreso inicia debate jurídico para decidir si amerita juicio político contra Trump

Presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky y Donald Trump. Foto: SAUL LOEB / AFP
- Publicidad -

El Comité Judicial de la Cámara de Representantes de Estados Unidos inicia este miércoles un debate jurídico para determinar si las “pruebas abrumadoras” que los demócratas dicen haber reunido contra el presidente Donald Trump justifican la apertura de un juicio político.

Pero el mandatario denuncia una “cacería de brujas” y considera que no hay nada de malo en haber pedido al presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, investigar a uno de sus posibles rivales en las presidenciales de 2020, el demócrata Joe Biden, y los negocios de su hijo en ese país.

La oposición demócrata, mayoritaria en la Cámara Baja, está convencida que hubo abuso de poder para favorecer su campaña a la reelección, fundamentalmente al congelar una ayuda militar de unos 400 millones de dólares destinada a ese país en conflicto con Rusia.

Jerry Nadler, que preside el Comité Judicial de la Cámara Baja, invitó a los abogados de la Casa Blanca a participar en la audiencia, pero estos se negaron al denunciar un procedimiento “injusto”.

No obstante, se reservaron la posibilidad de intervenir ulteriormente.

Cuatro juristas -tres elegidos por los demócratas y uno por los republicanos- detallarán durante una audiencia pública los motivos de destitución citados en la Constitución de Estados Unidos: actos “de traición, corrupción o crímenes y delitos graves”.

Ese marco será menos propicio para los testimonios impactantes que se oyeron durante la primera fase pública de la investigación, pero los congresistas republicanos podrán llevar a cabo una batalla contra lo que califican de “farsa” creada por los demócratas.

“El presidente no hizo nada de malo”, estimó el domingo Doug Collins, el representante republicano encargado de impulsar el contragolpe.

La Cámara Baja inició en septiembre un procedimiento con miras a la destitución del presidente y confió al Comité de Inteligencia la investigación, en cuyo informe concluyó:

Trump había “puesto sus intereses personales y políticos por encima de los intereses nacionales, intentado socavar la integridad del proceso electoral estadounidense y puesto en peligro la seguridad nacional”.

“Los padres fundadores prescribieron un remedio para cuando un jefe del Ejecutivo pone sus intereses personales por encima del los del país: la destitución”, añadieron los autores de ese documento de 300 páginas.

La Casa Blanca reaccionó enseguida al informe, tachando la investigación de “impostura” y asegurando que no había hallado “ninguna prueba” contra Trump.

“Ese informe no muestra nada más que las frustraciones” de los demócratas, “se lee como las divagaciones de un bloguero de poca monta que intenta demostrar algo aunque está claro que no lo tiene”, declaró la portavoz del Gobierno, Stephanie Grisham.

(AFP)

Comentarios