El conflicto palestino-israelí dura más de un siglo

Soldados israelíes patrullan en Hebrón, Cisjordania. Foto: HAZEM BADER / AFP
- Publicidad -

El conflicto palestino-israelí empezó a finales del siglo XIX con el inicio de la inmigración de judíos que huían del antisemitismo en Rusia y Europa central a Palestina.

– “Hogar judío” –

El 2 de noviembre 1917, el ministro británico de Relaciones Exteriores, Arthur Balfour apoya, en una carta, “el establecimiento tras la I Guerra Mundial de un hogar nacional judío en Palestina”.

En 1918, el ejército inglés ocupa esa provincia del Imperio Otomano, que estaba bajo administración militar.

El primer congreso palestino en Jerusalén rechaza en febrero de 1919 la creación de un hogar judío.

En 1922, Palestina pasa oficialmente bajo mandato de Gran Bretaña, que origina una gran revuelta árabe (1936-1939).

– Plan de partición –

El 29 de noviembre de 1947, la ONU vota la partición de Palestina en dos Estados, uno judío y otro árabe. Jerusalén queda bajo control internacional.

Este plan es aceptado por los dirigentes sionistas pero rechazado por los líderes árabes y provoca el estallido de la violencia entre árabes y judíos.

– “Nakba” –

El 14 de mayo de 1948, David Ben Gurion proclama la creación del Estado de Israel inmediatamente después del final del mandato británico sobre Palestina. El primer conflicto israeloárabe estalla al día siguiente.

Hasta el alto al fuego en enero de 1949, más de 760 mil palestinos son empujados al éxodo por el avance de las fuerzas judías o expulsados de sus casas. Los palestinos bautizan este exilio forzado como “Nakba” (catástrofe en árabe). Cerca de 400 pueblos son completamente destruidos.

Cisjordania y Jerusalén Este pasan bajo autoridad de Jordania y la Franja de Gaza a Egipto.

– “Naksa” –

El 5 de junio de 1967, Israel entra en guerra contra Egipto, Siria y Jordania, conquistando en seis días Jerusalén Este, Cisjordania, la Franja de Gaza, los altos del Golán sirios y la península egipcia del Sinaí.

La derrota de los ejércitos árabes, que los palestinos llaman “Naksa”, se traduce en el desplazamiento de centenares de miles de palestinos.

La colonización comienza poco después de la guerra en los Territorios ocupados. Desde entonces, continúa.

Un soldado israelí revisa los documentos de granjeros palestinos en un campo cercano a al-Hamra en el valle de Jordán en Cisjordania

– Sabra y Chatila –

El 6 junio de 1982, las tropas israelíes invaden Líbano y asedian Beirut. La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) de Yasser Arafat debe abandonar el país.

En septiembre, los milicianos cristianos libaneses proisraelíes perpetran masacres en los campos de refugiados palestinos de Sabra y Chatila en Beirut.

– Autoridad palestina –

El 13 septiembre de 1993, tras seis meses de negociaciones secretas en Oslo, Israel y la OLP se reconocen mutuamente y firman en Washington una “Declaración de principios” sobre una autonomía palestina transitoria de cinco años.

Dicha autonomía empieza el 4 de mayo de 1994 con un acuerdo en El Cairo que prevé que Israel evacue el 70% de la Franja de Gaza así como Jericó (Cisjordania). En julio, Yaser Arafat regresa a los Territorios ocupados palestinos, tras 27 años de exilio y establece la Autoridad Palestina.

– Intifadas –

El 28 de septiembre de 2000, una polémica visita del jefe de la derecha israelí Ariel Sharon a la explanada de las Mezquitas en Jerusalén Este provoca el inicio de la segunda Intifada, después de la de 1987 a 93 en ciudades palestinas.

El ejército israelí vuelve a ocupar las principales ciudades autónomas de Cisjordania y lanza en marzo de 2002 su mayor ofensiva desde 1967.

En enero de 2005, unos meses después de la muerte de Arafat, Mahmud Abas asume la presidencia de la Autoridad Palestina.

En septiembre del mismo año, Israel retira su último soldado de Gaza en el marco de un plan de retirada unilateral.

– Hamas controla Gaza –

En junio de 2007, el movimiento islamista Hamas, vencedor de las elecciones un año antes, asume el control de la Franja de Gaza al término de una lucha fratricida con el Fatah de Mahmud Abas.

En diciembre de 2008, Israel lanza una gran ofensiva aérea y después terrestre para poner fin a los lanzamientos de cohetes procedentes de Gaza.

Llevará a cabo otras dos operaciones letales en 2012 y 2014.

– Jerusalén –

El 6 de diciembre 2017, el presidente estadounidense, Donald Trump, reconoce Jerusalén como capital de Israel. La decisión indigna a los palestinos y es reprobada por la comunidad internacional.

Mahmud Abas afirma que Estados Unidos no puede seguir desempeñando el papel histórico de mediador.

Desde entonces, Donald Trump ha multiplicado las decisiones unilaterales muy favorables para Israel rompiendo con el consenso internacional.

– “Manifestaciones para el regreso” –

El 30 de marzo de 2018, se lanza una “Gran marcha para el regreso” en la Franja de Gaza a favor del “derecho al regreso” de los palestinos y la suspensión del bloqueo israelí.

Desde entonces, Gaza ha registrado varios brotes de violencia.

Sin embargo, este martes el presidente estadounidense, Donald Trump, presentó su plan de paz para Medio Oriente, que prevé un Estado palestino bajo muchas condiciones así como la anexión de asentamientos en Cisjordania por parte de Israel, en tanto entierra el derecho a retorno de los refugiados palestinos.

Estos son los puntos principales:

– “Solución realista de dos Estados” –

Los palestinos tendrían derecho a un Estado, pero bajo condiciones. Deben reconocer a Israel como “Estado judío”, “rechazar el terrorismo en todas sus formas” y fortalecer sus instituciones.

Si acuerdan negociar y acceder a dicho Estado, cuyo principio fue aceptado por el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, este sería “desmilitarizado”: Israel seguirá siendo responsable de la seguridad y el control del espacio aéreo al oeste del valle del Jordán, mientras que Hamas, que controla la Franja de Gaza, sería “desarmado”.

 Los asentamientos anexados –

Estados Unidos está dispuesto a reconocer sin demora la anexión por parte de Israel de los asentamientos que estableció en la Cisjordania ocupada. Así, alrededor de 30% de Cisjordania volvería oficialmente al estado hebreo.

Washington está listo para darle a Israel soberanía sobre el valle del Jordán, una franja estratégica de tierra en la frontera con Jordania.

Por ende, un futuro estado palestino en estas rutas estaría muy por debajo de las aspiraciones de los palestinos, que reclaman todos los territorios ocupados por Israel desde 1967. Sin embargo, Trump insistió, apoyándose en un mapa, en que su territorio se duplicaría en comparación con el que poseen hoy.

Israel se comprometería a congelar el desarrollo de cualquier asentamiento por cuatro años.

– Jerusalén, ¿una o dos capitales? –

Trump dijo este martes que Jerusalén “seguirá siendo la capital indivisible de Israel”.

Pero él mismo pareció contradecir esta promesa al asegurar que un futuro Estado palestino podría tener su capital en “Jerusalén oriental”.

– Un Estado “de una sola pieza” –

Estados Unidos propone un Estado palestino “de una sola pieza”, lo que puede resultar un rompecabezas para este territorio fragmentado por asentamientos israelíes y formado por dos bloques separados por Israel, dejando a un lado la franja de Gaza junto al Mar Mediterráneo y a Cisjordania en el lado este.

El plan de Trump propone “redes de transporte modernas y eficientes” para que tanto personas como mercancías se trasladen fácilmente. Incluye un enlace ferroviario de alta velocidad entre Gaza y Cisjordania.

(AFP)

Mapa del plan de paz de Donald Trump

Comentarios