El conflicto de interés del Secretario Videgaray

- Publicidad -

El 17 de enero de 2014 la calificadora financiera internacional Moody’s Investors Service, advirtió sobre los riesgos de que funcionarios del gobierno de Chihuahua estuvieran involucrados con el grupo de accionistas de la Unión de Crédito Progreso.

El presidente de dicha caja de ahorros era nada más y nada menos que el exsecretario de Hacienda del exgobernador César Duarte, Jaime Herrera Corral.

No solo eso, Herrera Corral, también fungía como representante legal de las instituciones crediticias Akala Financiera y Casa Única de Cambio, empresas que a la postre se fusionarían con la Unión de Crédito Progreso para constituir el Banco Progreso Chihuahua. 

El documento emitido por la calificadora Moody’s detallaba que: “Las calificaciones también incorporan preocupaciones en torno al Gobierno interno por motivo de la exposición potencial de Unión Progreso a conflictos de interés, derivados de las relaciones que existen entre los accionistas de la unión de crédito y algunos funcionarios del Gobierno de Chihuahua donde se ubica la sede de la entidad”.

Para el 25 de febrero de 2014, la calificadora de riesgo decidió retirar todas las calificaciones de Unión Progreso, incluida la calificación de fortaleza financiera, entre otros rubros.

En el documento (se puede leer en su portal web) se detalla que las calificaciones de largo plazo en Escala Nacional de México fueron retiradas por tener una calidad crediticia “por debajo del promedio en relación con otros emisores locales”.

Aparte, argumentaba la modesta capitalización de Unión Progreso, la cual, aunque mejorara con las inyecciones de capital de los últimos dos años, no apoya suficientemente los ambiciosos planes del equipo directivo.

Un mes más tarde, el 21 de marzo de 2014, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) autorizó la fusión de Casa Única de Cambio, Akala Financiera y Unión de Crédito Progreso para la creación del Banco Progreso de Chihuahua, ya que “cumplía con los requerimientos para ofrecer todos los servicios de banca múltiple”.

Como ya es sabido por todos, el exgobernador del tricolor, César Duarte ha sido señalado por haber obtenido el 15% de las acciones de dicho banco, mediante el pago de 65 millones de pesos. Utilizando recursos públicos a través de un fideicomiso para llevar a cabo la maniobra financiera.

Con la detención de Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, exsecretario del CEN del PRI, se ha terminado por destapar la cloaca de corrupción y desvío multimillonario del erario durante la administración duartista, en la que estarían implicados el hoy canciller Luis Videgaray y Manlio Fabio Beltrones, señalados por el exsecretario de Educación, Cultura y Deporte de César Duarte, Ricardo Yáñez Herrera, quien declaró ante juez que el presidente nacional del PRI en 2016, Manlio Fabio Beltrones, con respaldo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, operó desvíos de recursos en Chihuahua y otras cinco entidades del país.

El exsecretario de Educación declaró ante el Ministerio Público que el Comité Ejecutivo Nacional del PRI operó en 2016 desvíos de recursos en cinco estados del país, además de Chihuahua, a través de convenios de fortalecimiento financiero entre la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y los gobiernos estatales, para que utilizando recursos no presupuestados se simularan contratos con empresas afines a funcionarios priistas.

Estas acusaciones se suman a las 10 denuncias contra César Duarte, presentadas ante la PGR por Javier Corral actual gobernador de Chihuahua, por los delitos de enriquecimiento ilícito, desvío de recursos públicos por más de mil millones de pesos, delitos electorales entre otras, y las cuales al parecer, la Procuraduría mantiene “congeladas”.

Además de las denuncias presentadas por el abogado y reconocido activista chihuahuense Jaime García Chávez, que tiene años denunciando ante la autoridad correspondiente las corruptelas del exgobernador del tricolor.

¿Por qué el Gobierno federal no ha actuado en contra de César Duarte como lo ha hecho en el caso de Javier Duarte y Beto Borge? ¿Por qué la dilación?

¿Por qué la Comisión Nacional Bancaria y de Valores otorgó el permiso a una institución de crédito que no cumplía con los estándares para ser constituida en banco?

¿Por qué los extitulares de la PGR, Jesús Murillo Karam, Arely Gómez y Raúl Cervantes archivaron una a una las denuncias en contra del sátrapa César Duarte y su red de funcionarios involucrados en el desvío de recursos públicos para hacerse de un banco, entre otros delitos?

¿Por qué no se ha solicitado la extradición de César Duarte? A lo mejor, porque este proceso depende exclusivamente del que ha sido señalado de haber avalado la triangulación de recursos desde la SHCP hacia el Gobierno estatal de Chihuahua, para que, mediante el uso de empresas fantasma y otras, afines a priistas, terminaran por ser destinados al PRI, para financiar campañas electorales estatales. 

Sí, el actual secretario de Relaciones Exteriores, tiene de nuevo (no olvidamos su casa de Malinalco) un conflicto de interés.

Díganos Sr. Secretario Videgaray: ¿Por qué no ha solicitado la Secretaría a su cargo la extradición de César Duarte? 

Comentarios