Condiciona El Vaticano mediar entre gobierno venezolano y oposición

La Santa Sede le entra al quite en Venezuela, siempre y cuando haya elecciones democráticas de por medio.

- Publicidad -

El Vaticano ha mostrado una posibilidad de retomar su trabajo como intermediario en el diálogo entre el gobierno y la oposición en Venezuela, pero puso sus condiciones: una de ellas, la realización de elecciones “constitucionalmente previstas” en ese país.

El segundo de a bordo en la Santa Sede, el secretario de Estado Pietro Parolin, dejó clara la posición del Papa en una carta que envió al un grupo de ex Presidentes de América Latina que escribieron al Papa Francisco preocupados por la situación en Venezuela.

Los ex Mandatarios Laura Chinchilla y Miguel Ángel Rodríguez (Costa Rica), Luis Alberto Lacalle (Uruguay), Mireya Moscoso (Panamá), Andrés Pastrana (Colombia) y Jorge Quiroga (Bolivia), se dirigieron al Papa Francisco a través de la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA).

“En la actualidad, la Santa Sede continúa considerando que una negociación seria y sincera entre las partes, basada en unas condiciones muy claras, comenzando por la celebración de las elecciones constitucionalmente previstas, podría solucionar la grave situación de Venezuela”, respondió el purpurado en una misiva con fecha del 13 de junio.

El Vaticano aclara que hace todo lo posible para alcanzar un acuerdo político entre las partes, para que se concrete una salida democrática, pacífica y viable a la crisis venezolana, desde la posición a la cual fue invitado tanto por el Gobierno como por la Mesa de Unidad Democrática (MUD). 

Esta es la postura del Papa y de los obispos del país. 

El llamado al diálogo es un pedido directo del Papa Francisco y quedó definido en una carta que él mismo firmó, el 01 de diciembre de 2016.

Esta carta fue áspera, luego de que El Vaticano había aceptado fungir como mediador en un diálogo que apenas duró unas semanas y que se detuvo bajo la negación del Gobierno del Presidente venezolano Nicolás Maduro a cumplir diversos puntos.

El Vaticano pedía que se abriera un canal humanitario para el ingreso de alimentos y medicinas, respeto a la Asamblea Nacional, la  liberación de los presos políticos y la convocatoria a elecciones generales, pero Maduro no respondió y el diálogo  no se reanudó; sin embargo, los obispos venezolanos continuaron monitoreando la situación, cada vez más caótica con 70 días de protestas opositoras que han dejado al momento 69 muertos.

La diplomacia vaticana ha retomado las reuniones el 31 de mayo pasado, Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional, y Stalin González, jefe de la Fracción Parlamentaria de la Unidad Democrática, sostuvieron un encuentro con el secretario de la Estado vaticano, Parolin. 

De esta reunión se filtró el dato de que Julio Borges habló de la posibilidad de reabrir el canal de diálogo con representantes del gobierno. 

El Vaticano no dio una respuesta a esta opción, ocho días después el Papa Francisco se reunió en privado con la cúpula de la Conferencia Episcopal Venezolana que reúne a los obispos del país sudamericano. 

El encuentro ocurrió el pasado 8 de junio y los obispos salieron fuertes, criticando duramente el régimen de Maduro.

(Con información de Notimex)

Comentarios