Comparece Lozoya, por fin

Lo hace de manera remota, desde el hospital privado donde está siendo atendida una supuesta anemia que le diagnosticaron al llegar a México

- Publicidad -

El ex director de Pemex, Emilio Lozoya Austin compareció por fin ante las autoridades mexicanas en el caso particular de la planta chatarra de fertilizantes Agronitrogenados.

En una audiencia virtual, el ex funcionario peñista declaró su inocencia desde el hospital Ángeles del Pedregal, donde se encuentra hospitalizado desde que arribó a México extraditado de España, diagnosticado con una supuesta anemia.

Lozoya Austin ha negado ser culpable o responsable de recibir recursos de la metalúrgica Altos Hornos de México (AHMSA), que vendió a Pemex la planta chatarra, y con ellos haber comprado una casa de 1 mil 165 metros cuadrados al poniente de la ciudad capital, como han supuesto las autoridades.

El imputado afirmó también ante el juez José Artemio Zúñiga que ha sido sistemáticamente intimidado”, presionado” e instrumentalizado” en la trama de sobornos que apunta a la cúpula del Gobierno de Enrique Peña Nieto, por lo que advirtió que denunciará a los autores de estos hechos.

El ex director de Pemex manifestó de igual forma que va a colaborar en las investigaciones que lleva a cabo el Estado mexicano.

“Como comenta mi abogado, quisiera añadir y hacer de su conocimiento con relación a los hechos objeto de esta investigación, fui sistemáticamente intimidado, presionado, instrumentalizado”, dijo.

“Asimismo, manifiesto a usted que denunciaré y señalaré a los autores de estos hechos y vuelvo a reiterar mi compromiso de colaborar con las autoridades del Estado mexicano, es cuanto señoría”, añadió.

Por su parte, la Fiscalía General de la República (FGR) pidió vincularlo a proceso por el delito de lavado de dinero, insistiendo en el supuesto de que recibió un soborno de AHMSA para que Pemex le comprara la planta “chatarra” de Agronitrogenados, en el complejo de Pajaritos, Veracruz.

De acuerdo con los argumentos presentados por las autoridades federales, en 2012, antes de que Peña Nieto llegara al poder, las cuentas de AHMSA transfirieron tres millones de dólares en varios movimientos a una cuenta a nombre de Tochos Holding Limited, ubicada en Suiza, que tiene como beneficiaria a Gilda Susana Lozoya, la hermana menor del acusado, quien era estudiante en ese entonces.

Aquellos 34 millones de pesos, al tipo de cambio de entonces, fueron utilizados según el ministerio público para que Lozoya comprara a finales de 2012 la casa ubicada en la calle Ladera 20 del exclusivo fraccionamiento de Lomas de Bezares.

La Fiscalía asegura que el entonces nombrado director general de Pemex no pagó la casa para ocultar el origen de los recursos. Estos, en cambio, fueron triangulados a través de Tochos desde Ginebra.

La transferencia fue hecha a María del Carmen Ampudia Cárdenas, mediante un contrato suscrito en Polanco.

El pago de favores llegó siete meses después, en julio de 2013, cuando Lozoya insistió en la compra de Agronitrogenados durante una reunión extraordinaria del consejo de administración de la petrolera argumentando que tendría una gran importancia para Pemex porque era primordial para el Gobierno la producción de fertilizantes.

Con la compra de la planta, según dijo entonces, podría sustituirse la importación de 400 millones de dólares anuales de químicos.

En enero de 2014, la compañía estatal informó que la venta cumplía un compromiso con el campo mexicano y el Plan Nacional de Desarrollo” de Peña Nieto.

Pemex autorizó así la compra a AHMSA de la planta de fertilizantes ubicada en Coatzacoalcos, Veracruz el 20 de diciembre de 2013 por más de 600 millones de dólares, 455 para hacerse con los activos y otros 200 para rehabilitar y modernizar hasta el 82% de la maquinaría.

La transacción fue criticada, pues Agronitrogenados llevaba 14 años sin operar y con máquinas de 30 años de antigüedad. Las autoridades judiciales estiman que el costo de una planta nueva hubiera sido de entre 200 y 300 millones de dólares. Esto de acuerdo al estudio que realizó el Instituto de Administración y Avalúo de Bienes Nacionales, que determinó que la inversión superaría por mucho el beneficio que daría.

(Con información de El País y Reforma)

Comentarios