Cifras vagas y frases huecas, el Quinto Informe de Peña

- Publicidad -

El Presidente Enrique Peña Nieto ofreció un mensaje en Palacio Nacional, con motivo de la entrega de su Quinto Informe de Gobierno.

Ante casi mil 500 invitados, el Mandatario federal, fiel a su estilo sobrado, adornó las cifras que, aunque dudosas, han sido presentadas en este año por organismos gubernamentales y descentralizados, como la presunta disminución de la pobreza y el manejo “con dignidad” de la relación bilateral entre nuestro país y los Estados Unidos.

A este respecto, el Jefe del Ejecutivo federal subrayó que la relación con Estados Unidos se debe basar en tres principios irrenunciables: soberanía, defensa y protección de connacionales.

“No aceptaremos nada que vaya en contra de la dignidad como nación”, afirmó Peña Nieto, aunque esto ocurrió muuucho después de las vapuleadas que en público (y hasta en privado) se sabe que le ha puesto su homólogo estadounidense, Donald Trump.

En un gesto que sorprendió, el Presidente mexicano hizo alusión al programa de protección a los jóvenes que llegaron a temprana edad a los Estados Unidos, mejor conocidos como dreamers, el cual está siendo valorado por la administración de Trump para ser finiquitado, decisión que será dada a conocer el próximo martes, justo cuando concluya la segunda ronda de renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte:

“A todos ustedes, jóvenes dreamers, solidaridad sin reservas”, dijo.

Sobre la renegociación del Tratado de Libre Comercio que esta semana arrancó su segunda ronda en México, Peña Nieto señaló que el objetivo es que las condiciones beneficien tanto a México como a los socios comerciales, Estados Unidos y Canadá.

“Con buena fe y con ánimo constructivo siempre, poniendo el interés de México por delante siempre, al tiempo de buscar un resultado en el que ganemos los tres países.

“La prosperidad en México no depende de una sola relación, sino del mantenimiento de vínculos mutuamente benéficos con países de todo el mundo”, afirmó el Presidente, aunque el ánimo del magnate republicano haya sido constantemente el de sacar a los Estados Unidos del acuerdo comercial.

Durante su discurso, el Mandatario federal enfatizó las reformas estructurales alcanzadas en los cincos años de su gestión, derivadas del llamado Pacto por México.

Si acaso hizo alguna referencia a las cifras de violencia e inseguridad  que, cuando no han sido constantes han ido a la alza, el Presidente Peña Nieto no mencionó tres temas cruciales y de verdadera importancia nacional:

  1. El avance en las investigaciones de los 43 jóvenes desaparecidos en Ayotzinapa, Guerrero, hace casi tres años;

  2. El presunto espionaje gubernamental del que fueron víctimas activistas y periodistas;

  3. Y las ascendentes agresiones a periodistas que, tan solo en lo que va del año, han cobrado  la vida de 10 comunicadores.

Por último, no podemos dejar de mencionar que el mexiquense hizo una puntual mención de las cifras presentadas esta semana por el Coneval, respecto a los niveles de pobreza en el país, las cuales, aseguran que la pobreza extrema ya representa solo el 7.6 por ciento de la población total, es decir, 1.9 puntos porcentuales menos que hace dos años:

“Es posible que la pobreza extrema, en menos de una década, pueda ser totalmente combatida y que ya no sea parte de nuestra realidad social.

“Los datos confirman que la política social avanza en la dirección correcta y que incide positivamente en los hogares con mayores carencias”, agregó el Mandatario.

No obstante, tomando en consideración que entre 2014 y 2016 el porcentaje de personas en esa situación pasó del 46.2 por ciento al 43.6 por ciento, como bien menciona el diario español El País, con un ritmo de reducción de 2.6 puntos porcentuales, aún siendo el más acelerado en lo que va del sexenio, tendrían que pasar al menos 17 años para la erradicación total de la pobreza en México.

Un logro del sexenio, sería sin duda que el Presidente de todos los mexicanos supiera cuando menos hacer bien las cuentas.

Comentarios