CIDH no descarta crear comisión internacional por presunto espionaje gubernamental

Este lunes, Citizen Lab confirmó la intervención de dispositivos móviles pertenecientes a integrantes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes que investigaban caso Ayotzinapa.

- Publicidad -

En el tema del supuesto espionaje por parte del gobierno mexicano a sus ciudadanos se siguen sumando víctimas pero ahora de carácter internacional, ya que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) creado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para brindar asistencia técnica en la investigación de la desaparición de los 43 normalistas de Ayoztinapa, reclama que también han sido víctima de Pegasus.

La investigadora Citizen Lab de la Universidad de Toronto en Canadá ha confirmado que algunos de los smartphones del equipo de expertos fueron también intervenidos a través del malware de origen israelí que el gobierno mexicano adquirió con la supuesta función de investigar a terroristas y miembros del crimen organizado.

Según el GIEI el espionaje forma parte de la campaña de acoso e interferencia que obstaculizó las pesquisas sobre el caso de los 43 estudiantes desaparecidos en septiembre de 2014 y cuyos cuerpos fueron supuestamente incinerados.

Al igual que diversos periodista, activistas y hasta rivales políticos, el celular del secretario ejecutivo del grupo (el cual fue utilizado por casi todos los miembros) recibió mensajes de texto con un link que instalaba de forma invisible el programa, permitiendo al remitente espiar desde correos, calendarios y conversaciones, hasta usar la cámara y micrófonos del dispositivo intervenido para realizar grabaciones.

Otros miembros del GIEI también recibieron mensajes de texto similares, dejando en claro que el gobierno igual fijó la mira del espionaje a oficiales internacionales que tenían supuesta inmunidad diplomática dentro del país, además de total acceso para realizar las investigaciones de uno de los episodios más negros del gobierno de Peña Nieto.

“Si esto le puede suceder a un órgano independiente que tiene inmunidad y que fue invitado por el mismo gobierno, da miedo pensar qué le podría pasar a un ciudadano común en México”, recalcó Francisco Cox, abogado chileno y uno de los integrantes del Grupo.

Por su parte, James Cavallaro comisionado de la CIDH, recalcó que a primera vista y suponiendo la veracidad de las afirmaciones, existe justificación suficiente para crear un comisión internacional que se encargue de investigar el espionaje del gobierno mexicano a los expertos internacionales, ya que incluso miembros de la oposición han pedido ayuda del extranjero al considerar que es imposible que las autoridades puedan investigarse a sí mismos.

“La comisión comparte las preocupaciones de otros: ¿cómo se puede confiar en que el gobierno investigue su presunta violación de los derechos de sus ciudadanos dados los antecedentes que tiene en este caso?”, sentenció Cavallaro.

Por lo pronto el gobierno continúa negando todo y se jacta de que no existe prueba alguna que deje saber quién fue exactamente quien utilizó el software Pegasus y aunque claman que ya han solicitado ayuda a la ONU y al FBI para realizar las pesquisas, la propia embajadora de Estados Unidos en México, Roberta Jacobson ya salió a desmentir esta versión, asegurando que hasta el momento nadie les ha pedido absolutamente nada.

(Con información de The New York Times)

Comentarios