China pasa a la contraofensiva en la guerra comercial con EEUU

Ministro de Defensa de China Wei Fenghe. Foto: ROSLAN RAHMAN / AFP
- Publicidad -

China volvió a alzar el tono este domingo en su guerra comercial contra Estados Unidos, rechazando su responsabilidad en el fracaso de las negociaciones con Washington y sin dejar entrever una salida a la crisis en el corto plazo.

En cuestión de días, Pekín pasó claramente a la contraofensiva, casi un año después de su enfrentamiento económico con Washington, con amenazas de embargo a ciertos metales, “lista negra” de empresas extranjeras, alza de aranceles y retórica de guerra.

“La guerra comercial no devolvió la grandeza a Estados Unidos”, lanzó desde Pekín el viceministro chino de Información, Guo Weimin, parafraseando el lema de campaña del presidente norteamericano, “Make America Great Again”.

El mandatario estadounidense aumentó en julio de 2018 los aranceles a productos chinos, una medida a la que China respondió con sanciones a productos de Estados Unidos.

Desde entonces, los precios y costos de producción aumentaron en Estados Unidos, sus exportaciones hacia China bajaron y el crecimiento mundial está amenazado, resumió Guo al presentar a la prensa un Libro Blanco.

Este documento, de 21 páginas y que resume las posiciones chinas, se publicó un día después de la entrada en vigor de nuevos aranceles punitivos a productos estadounidenses por un valor de 60 mil millones de dólares importados cada año a China, en respuesta a las últimas sanciones estadounidenses, adoptadas a principios de mayo contra 200 mil millones de dólares de productos chinos.

Casi al mismo momento, desde Singapur, el ministro chino de Defensa aseguró que la segunda potencia económica mundial responderá a las embestidas de Washington.

“Respecto a la fricción comercial iniciada por Estados Unidos: si Estados Unidos quiere hablar, mantendremos la puerta abierta. Si quieren luchar, estamos listos”, dijo el general Wei Fenghe ante un foro de seguridad internacional en Singapur, el Diálogo de Shangri-La.

Un mes después de que las negociaciones comerciales fracasaran en Washington, Guo consideró desde Pekín que Estados Unidos “carga con la total responsabilidad” de este revés por haber modificado sus exigencias en varias ocasiones.

El gobierno chino había afirmado que las negociaciones se reanudarían en Pekín en una fecha por definir, pero en la conferencia de este domingo no hizo referencia a posibles citas.

Guo aseguró que no disponía de informaciones sobre un encuentro bilateral entre Trump y su homólogo chino, Xi Jinping, a finales de junio en Tokio, al margen de la cumbre del G20.

Aunque “la cooperación es la única opción posible” entre los dos países, China “no hará concesiones en sus principios fundamentales”, asegura el Libro Blanco, que considera “totalmente infundadas” las acusaciones de robo de la propiedad intelectual formuladas por la administración Trump.

Wei Fenghe, ministro de Defensa chino

Además del enorme déficit en su balanza comercial, Estados unidos denuncia los obstáculos que deben enfrentar las empresas extranjeras en China, así como las transferencias forzadas de tecnología y el apoyo dado a las empresas públicas.

El enfrentamiento comercial derivó en un conflicto tecnológico. El mes pasado, Washington incluyó al gigante chino de las telecomunicaciones, Huawei, sospechoso de espionaje, en una lista negra de empresas a las que se les prohíbe ceder tecnología estadounidense.

Un golpe muy duro para Huawei, que necesita chips electrónicos estadounidenses para equipar sus teléfonos inteligentes.

Pekín replicó el viernes, anunciando la creación de una “lista negra” de empresas extranjeras “no fiables”.

El gobierno chino también dio a entender que podría bloquear sus exportaciones de tierras raras, unos metales que la industria norteamericana necesita para numerosos sectores punteros.

En lo que respecta a Huawei, el ministro chino de Defensa apuntó que no se trata de una empresa militar, a pesar de que su fundador, Ren Zhengfei, sea un exingeniero de las Fuerzas Armadas.

“Huawei no es una empresa militar. No piensen que porque el jefe de Huawei sirviera en el ejército la empresa que construyó es parte del ejército”, dijo el general Wei Fenghe.

El titular de la Defensa, sin embargo, recordó que la represión a las protestas en la plaza de Tiananmen de Pekín en 1989 fue la “política correcta”.

“Ese incidente fue una turbulencia política y el gobierno central tomó medidas para detener las turbulencias, lo cual es una política correcta”, dijo el general Wei Fenghe, en el foro regional de seguridad.

En declaraciones ante ministros de Defensa, militares de alto rango y expertos, el general Wei se preguntó por qué el mundo siempre dice que China “no gestionó el incidente de forma correcta”.

“Estos 30 años demostraron que China vivió grandes cambios”, afirmó, añadiendo que gracias a la acción del gobierno, “China goza de estabilidad y desarrollo”.

Hace 30 años, Pekín fue el epicentro de una serie de protestas en las que los estudiantes eran la punta de lanza y en las que la represión llevada a cabo por el ejército en la plaza de Tiananmen el 4 de junio de 1989 dejó cientos o incluso más de 1 mil manifestantes muertos.

(AFP)

Imagen del 06 de junio de 1989 en la plaza de Tananmen

Comentarios