Cataluña en paro por represión

AFP PHOTO / LLUIS GENE
- Publicidad -

Carreteras, escuelas y muchos negocios en la región de Cataluña quedaron cerrados el martes mientras miles de trabajadores y estudiantes se sumaron a una protesta por el uso de la fuerza policial durante la realización de un referendo independentista considerado ilegal por el gobierno español.

El operativo policial del domingo dejó cientos de heridos. En la capital regional Barcelona donde se interrumpieron los servicios de metro y autobús, turistas desorientados trataban de hallar cafeterías abiertas para evitar las protestas.

Hubo momentos de tensión cuando un puñado de manifestantes obligaron a cerrar sus puertas en la zona turística de Las Ramblas pero en otras partes las manifestaciones fueron bastante pacíficas.

Varios sindicatos y organizaciones proindependentistas  convocaron a paros parciales o de un día en toda la región mientas los políticos catalanes ponderan una posible declaración de independencia unilateral dos días después del referendo.

Esta sede fue el foco central de los protestantes que sumaron miles a mediodía y gritaron consignas calificando a la policía española de “fuerza de ocupación”.

También pidieron la renuncia del presidente del gobierno Mariano Rajoy.

Funcionarios catalanes dicen que el 90% de los 2.3 millones de personas que votaron el domingo lo hicieron en favor de la independencia.  Pero menos de la mitad de los aptos para votar salieron a hacerlo.

La votación fue boicoteada por la mayoría de los partidos nacionales que argumentaron que era ilegal y carecía de las garantías básicas como transparencia, un censo adecuado o una entidad electoral pública independiente.

El Gobierno Central en Madrid acusa a los políticos catalanes y organizaciones  independendistas  por la violencia, diciendo que ellos conspiraron para quebrantar la ley y convocaron a los ciudadanos a una votación legal.

El presidente catalán Carles Puigdemont ha declarado la votación válida  y anunció  que presentará los resultados finales esta semana ante el Parlamento regional lo cual podría dar paso al proceso para separarse de España.

Madrid ha dicho que responderá  con “todas las medidas necesarias” para contrarrestar tal acción y está teniendo conversaciones con dirigentes nacionales de oposición para hallar un consenso multipartidista.

El paro en Cataluña no contaba con el apoyo de los dos principales sindicatos  del país UGT y CCOO que pidió a los trabajadores que decidieran personalmente si es que dejan de trabajar o no en protesta de la violencia policial, pero no en apoyo de la secesión.

El Rey dio un mensaje.

El Rey Felipe VI dirigió ayer un mensaje a los españoles desde su despacho con la bandera de España de fondo, Felipe VI ha denunciado la deslealtad inadmisible hacia los poderes del Estado de los dirigentes catalanes.

A Carles Puigdemont y los miembros de su Govern los ha acusado de haber quebrantado los principios democráticos  de todo Estado de Derecho y de haber socavado la armonía y la convivencia en la propia sociedad catalana llegando desgraciadamente a dividirla.

Ante el órdago secesionista y el riesgo de ruptura de la unidad nacional Felipe VI también ha lanzado un mensaje a los dirigentes políticos. A todos  “Ante esta situación de extrema gravedad que requiere el firme compromiso de todos los intereses generales, es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones, la vigencia del Estado de Derecho y el autogobierno de Cataluña basado en la Constitución”.

El Rey en un mensaje duro y contundente  advirtió que la situación actual en Cataluña no es sino “la culminación de un inaceptable intento de apropiación de las instituciones históricas. Esas autoridades, de una manera clara y rotunda, se han situado totalmente al margen del derecho de la democracia”.

Sus palabras como es habitual, están consensuadas con el Gobierno. Cuentan con su visto bueno y referendo. “Han pretendido quebrar la unidad de España y la soberanía nacional, que es el derecho de todos los españoles a decidir democráticamente su vida en común”  fue la acusación a los independentistas.

Felipe VI ha estado en las últimas semanas en contacto permanente con Mariano Rajoy con quien se ha visto en Zarzuela,  la mañana del martes y también con los principales líderes políticos como Pedro Sánchez o Albert Rivera. También con el lehendakari Íñigo Urkullu. No así con Pablo Iglesias.

El Rey no se pronunciaba desde el pasado 22 de septiembre cuando en los Premios Nacionales de Cultura quiso hacer mención expresa de la situación de Cataluña. En aquel acto garantizó que la Constitución “prevalecerá sobre cualquier quiebra” de la “convivencia en democracia” y que “los derechos que pertenecen a todos los españoles serán preservados” frente a “quienes se sitúan fuera de la legalidad constitucional y estatutaria”.

El Gobierno estudia los escenarios y vías de actuación ante la posibilidad de que los partidos independentistas aprueben una declaración unilateral de independencia en el Parlamento de Cataluña.

La ley de referéndum aprobada por el Parlament y suspendida por el Tribunal Constitucional establece que en caso de victoria del sí, “dentro de los dos días siguientes  a la proclamación de los resultados por parte de la Sindicatura Electoral la cámara celebrará una sesión ordinaria para efectuar la declaración formal de la independencia de Cataluña”.

Con información de  El Mundo y El Heraldo.

Comentarios