Castigan a Ford en México

- Publicidad -

Ford, la gigante automotriz de Estados Unidos vio caer sus ventas en México en 2017.

Según analistas consultados por El Universal, las bajas ventas de Ford se deben a varios factores:

Entre ellos, la decisión de la empresa de no construir una planta de ensamblaje en San Luis Potosí.

Tal decisión fue tomada por la empresa debido a las presiones del presidente Donald Trump.

Esa planta significaba un inversión de un mil 600 millones de dólares.

Sin embargo, los analistas del sector no solo atribuyen a Trump las bajas ventas de la armadora.

Dicen que la falta de inventario y la oferta de nuevos modelos también repercutieron en las ventas.

En 2017, Ford cerró sus ventas con una caída de 17.7 por ciento con respecto a 2016.

Es decir, solo colocó 81 mil 698 unidades, lo que significó 7 mil autos menos que en 2009, cuando se registró la peor crisis de la industria automotriz en México.

Una marca que comercializa Ford, que es Lincoln, descendió en 33.5 por ciento sus ventas.

También se señala que al menos una veintena de concesionarios cerraron sus agencias.

Y en algunos casos la propia empresa les pidió se las vendieran a otros,  para consolidar ventas en algunos territorios.

Otro factor que influyó en la caída de las ventas fue el precio de los autos.

No solo eran caros a la hora de competir con otras marcas, sino que el precio de post venta es muy bajo al lado de las armadoras asiáticas o europeas.

El modelo emblemático de Ford, el Mustang, reportó una caída de 30.4 por ciento en ventas con respecto a 2016.

De esta forma, la que fuera una de las marcas mejor posicionadas por los consumidores mexicanos, vio como las decisiones empresariales (obligadas por una política proteccionista del presidente Trump) repercutieron directamente en las ventas.

Y habría que esperar cosas peores si es que el TLCAN no es reformado, modernizado o de plano Estados Unidos decide irse por la libre.

Comentarios