Calificadora Standard & Poor’s pone en duda crecimiento de 4% en el país

- Publicidad -

La calificadora Standard & Poor’s consideró poco probable que México crezca 4 por ciento al final del sexenio, tal como lo prometió el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Lo anterior, debido a la poca inversión pública y privada, además de las condiciones de baja institucionalidad y violencia que prevalecen en el país.

En conferencia de prensa, analistas de la agencia aseguraron que la calificación crediticia de México, de BBB+, sigue en revisión con perspectiva negativa; sin embargo, en el corto plazo, no se espera una degradación de la nota.

“Mientras que la intermediación financiera sea tan baja, mientras estas condiciones objetivas que no son de izquierda ni de derecha no cambien, va a ser muy difícil alcanzar de manera sustentable este crecimiento” aseguró Sebastián Briozzo, director senior y gerente analítico para América Latina en el grupo de calificaciones soberanas de S&P.

La actual calificación de BBB+ en México incorpora el nivel de deuda y otros factores que afectan la economía, aseguró Lisa Schineller, analista soberana de México.

Entre ellos, destacan la posición del país en la región del continente así como las cuentas fiscales y el peso de Pemex.

“La inseguridad es un costo de oportunidad para el ritmo de crecimiento. No solamente ahora sino desde otros sexenios. Sin inseguridad, el crecimiento sería más fuerte”, aseveró.

Los miembros de S&P advirtieron, sin embargo, que hay preocupación por ciertos factores macroeconómicos que de empeorar pueden generar un cambio en la calificación crediticia.

Y, sobre las críticas recurrentes que hace el presidente López Obrador en contra de las calificadoras, Roberto Sifón Arévalo, analista global de soberanos de S&P, afirmó que mantienen un análisis imparcial, con opinión independiente y con más de 30 años de operación en el país.

“Calificamos 134 gobiernos alrededor del mundo, utilizamos el mismo criterio para calificar a todos los países. No tenemos una opinión de un país que no tenga nada que ver con las condiciones macroeconómicas.

“A veces la opinión cae bien, a veces no, esas son las reglas del juego de lo que uno hace. Nosotros mantenemos una visión independiente, desde un punto de vista igual para todos los países del mundo”, afirmó.

(Con información de El Universal y Reforma)

Comentarios