En busca del “oro verde”, el suculento tráfico de aguacates en Sudáfrica

8 de marzo de 2021.-Empleados de la empresa Afrupro trabajan en la línea de empaque en Tzaneen, Sudáfrica. Foto: Guillem Sartorio / AFP
- Publicidad -

Guardias privados, a bordo de grandes todoterrenos, patrullan de noche entre los campos de aguacates de una granja en Sudáfrica, donde el “oro verde” se ha vuelto un codiciado botín a gran escala.

Al volante, Marius Jacobs clava la mirada en los cientos de árboles de aguacates de más de dos metros de altura. “Cada vez hay más ladrones, cargan camiones enteros”, explica.

Los saqueos de los campos en estos últimos años se cuentan por miles de toneladas y suponen pérdidas de millones de dólares para los productores sudafricanos.

El auge del consumo del aguacate, sobre todo en Estados Unidos y Europa, ha disparado los precios de este fruto, cuyo precio en estos mercados puede llegar hasta 12 dólares el kilo.

En esta época de final del verano austral, en los cultivos de Limpopo (norte), las ramas están bien cargadas de frutos carnosos, de color verde oscuro, a punto de ser cosechados.

Y por eso los robos se multiplican.

Los equipos de Marius Jacobs se encargan de la seguridad de una veintena de granjas, la mayoría especializadas en este codiciado fruto.

Los ladrones descubiertos en pleno delito son perseguidos por perros, capturados y trasladados a la policía.

En una noche pueden robarse hasta 30 toneladas.

“Capturamos a un minibús lleno”, recuerda un guardia, Manuel Malatjie, de 28 años. “Hacemos lo que podemos, pero cada vez es más difícil”.

10 de marzo de 2021.-Patrullaje privado en un campo de de aguacate en Tzaneen, Sudáfrica

– Bandas organizadas –

En las 250 hectáreas de campos de la explotación Allesbeste, los temporeros trabajan rápidamente en el inicio de la cosecha.

Edrean Ernst, de 40 años, saca números: prevé 17.000 dólares en pérdidas por culpa de estos hurtos. Y eso pese a haber invertido sumas colosales en seguridad, tanto en personal como en el vallado, una parte del cual está electrificado.

En estos dos últimos años, la empresa, que exporta 1.500 toneladas de aguacates al año, fue víctima de una veintena de saqueos.

En esta región rural, de extensos territorios, ni la policía ni los guardias de seguridad pueden cubrir todas las zonas. “Esto ayuda a los criminales”, se lamenta el agricultor.

Los autores de pequeños saqueos se han ido convirtiendo en bandas organizadas. Actúan de noche, operan rápidamente y buscan los frutos de primera calidad, destinados a la exportación, sobre todo a Europa.

“Algunos vienen con grandes machetes”, explica Phillip Mofokeng, que dirige dos grandes cultivos de 83 hectáreas.

“Es como jugar al gato y al ratón”, resume Ernst. Con la seguridad reforzada, los hurtos disminuyen… hasta que vuelven a aumentar a los pocos meses.

En un mercado cerca de Tanzeen, a unos 400 km al norte Johannesburgo, cada lote de aguacates lleva un código de barras para poder seguir su origen. Es una manera de luchar contra el tráfico del “oro verde”.

Mauritz Swart, que controla la mercancía en el mercado, detecta pequeños trozos de tallo en cada fruto, que evita que se oxide rápidamente. En los saqueos, los ladrones arrancan los aguacates tan deprisa que no se fijan en ello y dejan un orificio.

Cerca de una carretera, bolsas de aguacates cuelgan en puestos ambulantes. Se ven agujeros en los frutos. A dos dólares el kilo, son seis veces más baratos que en un supermercado. Vienen de un “mercado” vecino, asegura el vendedor.

“Estos vendedores inundan el mercado informal” y tienen un impacto en los precios y la demanda, explica Swart.

“La policía no lo toma en serio (…) No es un asesinato, solo el robo de aguacates”, critica.

(AFP)

9 de marzo de 2021.-Vista aérea del campo de aguacate con cerca electrificada de la empresa Afrupro en Tzaneen

Comentarios