Bukele se toma selfi en estrado de la ONU para denunciar su “formato obsoleto”

- Publicidad -

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, irrumpió en la tribuna de la ONU este jueves y antes de comenzar a hablar se tomó un selfi en el estrado, para después denunciar en su discurso “el formato obsoleto” de la Asamblea General.

Bukele, de 38 años, asumió la presidencia de su país hace tres meses y los primeros 100 días de su gobierno se han caracterizado por su estilo de comunicación basado en las redes sociales y por un discurso en el que reitera sus diferencias con administraciones pasadas.

Al subir al estrado, Bukele saludó a la asamblea, agradeció la presencia de su esposa y de su bebé en la tribuna, después se metió la manos al bolsillo para extraer su celular y dijo: “un segundo” mientras se tomaba una autofoto.

“Muchas más personas verán esta selfi de las que escucharán este discurso”, afirmó y tomó aire riendo para agregar: “Espero que haya salido bien”.

Bukele argumentó que “el mundo ya no está en la Asamblea General”, sino que está en internet pues “el mundo ha cambiado”, pero el formato de la ONU continúa siendo el mismo.

“La ONU tiene una gran capacidad de convocatoria, pero en una forma tradicional, lo que hace su capacidad de convocatoria menor y cada año será menor”, dijo.

El presidente salvadoreño aseguró que “todos los discursos durante toda esta semana tienen menos impacto de que el de un ‘youtuber’ famoso”.

La llegada al poder de Bukele puso fin a tres décadas de bipartidismo en El Salvador, entre la derechista Alianza Republicana Nacionalista y el izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional.

A él le gusta destacar su diferencia con la política tradicional y su estilo “millennial”.

“El cambio de formato y no únicamente el cambio de mensaje y de contenido hizo que los salvadoreños me eligieran”, contó.

“No es que la ONU o su asamblea general sea obsoleta aunque vamos en ese camino si seguimos así, tenemos la oportunidad para no solo salvar nuestra relevancia, sino que multiplicarla exponencialmente”,

Bukele añadió que no quiere ser malinterpretado y que reconoce la labor de la ONU.

“La ONU cumple un papel crucial para mantener la paz mundial, la lucha contra el hambre (…) la búsqueda del desarrollo, el protección del medio ambiente”, recalcó.

Bukele quedó encantado el miércoles con su primer encuentro bilateral con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, otro fanático de Twitter.

Ambos países anunciaron un acuerdo la semana pasada para frenar la inmigración ilegal a Estados Unidos que permite a Washington enviar quienes piden asilo de regreso al violento país centroamericano, una medida criticada por defensores de los derechos humanos.

“Para nosotros Estados Unidos no es solo un socio y un aliado, es también un amigo”, dijo a la prensa Bukele durante la reunión con Trump, en la cual se declaró varias veces “impresionado” por estar junto al ocupante de la Casa Blanca.

Bukele aseguró riendo que ambos se entenderán de maravillas porque “Trump es amable y ‘cool’ y yo también soy amable y ‘cool’. Ambos usamos mucho Twitter, así que nos entenderemos”.

En una charla con periodistas tras su discurso, Bukele defendió su bonhomía con el magnate inmobiliario.

“Si querían que viniera a burlarme o a ponerle malas caras (…) yo no voy a hacer eso”, dijo. “Yo voy a venir y voy a generar empatía con el hombre más poderoso del mundo”.

Consultado sobre el pacto migratorio, pareció concordar con Estados Unidos en que los migrantes son en su mayoría criminales, sea pandilleros, coyotes o narcotraficantes.

“No hemos puesto ninguna cerca (para frenar a los migrantes y refugiados), esto es apoyar a nuestro aliado natural más grande”, dijo.

“Lo que sí hemos desmantelado son bandas de coyotes, les quitamos 1.5 millones de dólares de activos, les incautamos armas, drogas, dinero, cuentas, documentos falsos”, sostuvo. El Salvador “debe ser un país que propone migración positiva, de trabajo, académica, empresarial (…) no documentos falsos y droga”.

Estados Unidos ha impulsado lo que llama “pactos de cooperación” migratorios con Guatemala, Honduras, El Salvador y México para frenar la migración ilegal en su frontera sur, una promesa electoral de Trump.

(AFP)

Comentarios